Las cuentas no andan muy bien para los fondos de pensiones y cesantías en Colombia. Tampoco para las sociedades fiduciarias y los fondos administrados. Y no es porque sus ahorradores estén dejando de cotizar o de consignar. La volatilidad internacional les pegó tan fuerte a sus inversiones que en el primer semestre de este año los de pensiones y cesantías vieron pérdidas por $4,9 billones (US$2.549M) en sus resultados acumulados; las fiduciarias y los fondos administrados, perdieron $2,6 billones (US$1.352M).

Las cifras, reveladas por la Superintendencia Financiera de Colombia, hicieron a que los resultados generales del sistema financiero se fueran a la baja: pérdidas por $3,1 billones (US$1.600M) en los primeros seis meses del año. Cifra que habría podido ser más alta si no fuera porque los establecimientos de crédito ganaron $3,9 billones (US$2.000M) (incluidos los bancos), las aseguradoras $197 mil millones (US$102M), los intermediarios de valores $91 mil millones, los proveedores de infraestructura $65 mil millones (US$33,8M) y las instituciones oficiales especiales $118 mil millones.

Pero el ente regulador advirtió una y otra vez que el resultado observado, el de las pérdidas millonarias para los fondos, no corresponde a un comportamiento permanente, sino que obedece a una coyuntura de los mercados. “Cuando se presenta una desvalorización no hay que salir a aterrorizarse. Hay que mirar con tendencia a largo plazo frente a las pérdidas de los fondos de pensiones y cesantías”, recalcó Gerardo Hernández, superintendente financiero.

Y agregó que “la volatilidad internacional afectó, pero no fue nada que tocara fuertemente al sistema financiero colombiano”, e insistió en que “vamos a tener una recuperación en los dos últimos trimestres del año” porque “vemos un sistema financiero fuerte, con mejor capital y con provisiones bastante más altas para seguir con un buen panorama. La cartera crece a niveles adecuados y no se ven dificultades a futuro”.

Sin embargo, la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías, Asofondos, argumentó que “a pesar de la desvalorización de los últimos meses, los fondos en el último año reportan utilidades”. Coincidieron en que “el descenso de junio, así como el registrado en mayo, es la consecuencia de la desvalorización de los TES, que se produjo en el segundo trimestre de este año. Sin embargo, el buen desempeño de los mercados accionarios durante el mes de julio se verá reflejado en buenos resultados de los fondos de pensiones”.

Informó que “a pesar de que el más reciente reporte de la Superintendencia Financiera reveló a junio una desvalorización en los rendimientos del ahorro pensional en las AFP, la cifra anualizada (junio 2012/junio 2013) muestra una valorización en el ahorro pensional equivalente a $6.8 billones”. Y estimaron que de los $124,6 billones administrados, más de $80 billones corresponden a rendimientos y la cifra restante a aportes de los afiliados”.