Londres. El alza de la inflación británica ha sido preocupante y el independiente Banco de Inglaterra deberá hacer algo con las tasas de interés con el fin de controlarla, dijo este viernes el primer ministro británico, David Cameron.

Sus comentarios parecían contradecir la seguridad del Banco de Inglaterra de que la escalada inflacionaria -que llegó a casi el doble de la meta anual del 2% en abril- es temporal y será contrarrestada el año siguiente debido a que la economía aún está débil.

"La política la fija de manera independiente el Banco de Inglaterra, esa es la manera correcta de hacer las cosas", dijo el líder conservador al canal GMTV.

"Hemos visto un preocupante incremento paulatino de la inflación en los últimos meses, por lo que las tasas de interés se deben fijar para controlar la inflación", añadió.

Cameron, que asumió como primer ministro a principios de este mes después de formar una coalición con el partido Liberal Demócrata, ha hablado claro sobre política monetaria en el pasado.

En la conferencia anual conservadora de octubre del 2009, Cameron dijo que "imprimir billetes lleva a la inflación".

En noviembre, el banco central británico incrementó su programa de alivio cuantitativo, mediante el cual compró activos con dinero fresco, a 200.000 millones de libras para ayudar al país a salir de su peor recesión de la posguerra.