Río de Janeiro, EFE. La tasa promedio de desempleo en Brasil cayó desde el 6,7% en 2011 hasta el 6,1% en 2012 y la renta de los trabajadores aumentó un 5,8 % en el mismo período, pero se elevó la desigualdad en los rendimientos entre hombres y mujeres, señaló un estudio difundido hoy.

Esos datos, divulgados este viernes por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), mostraron también que el desempleo continúa afectando principalmente a mujeres y negros en el país suramericano, la sexta economía mundial.

Las estadísticas son resultado de la edición de 2012 del Estudio Nacional por Muestras de Domicilios, una amplia encuesta que el IBGE realiza anualmente desde 1967.

Según el estudio, el desempleo continúa cayendo gradualmente en Brasil, desde el 8,9 % medido en 2004, pero el número de personas contratadas formalmente por el sector privado se mantuvo prácticamente estable, en el 74,6% el año pasado.

El estudio mostró igualmente que el número de menores de entre 5 y 17 años que trabaja cayó desde 3,66 millones en 2011 hasta 3,50 millones en 2012 (8,3% de las personas con esas edades).

Pese a que la renta mensual del trabajador brasileño aumentó un 5,8 %, desde 1.425 reales (unos US$647,7) en 2011 hasta 1.507 reales (unos US$685) en 2012, el rendimiento de las mujeres equivalía al 72,9% del de los hombres el año pasado, por debajo del 73,7% medido un año antes.

Ese ligero aumento de la desigualdad de los ingresos por género en 2012 puso fin a una secuencia de cinco años en que la renta de hombres y mujeres tendió a equilibrarse.

En 2007 la renta de las mujeres equivalía al 71,4% de la de los hombres y ese porcentaje llegó al 73,7% en 2011 gracias a que los salarios de las trabajadoras fueron elevados en un 20,7% en ese período, frente al 18,2 % de elevación del de los hombres.

De los 2,2 millones de brasileños desempleados en 2012, número en un 7,2% inferior al de 2011, el 57,8% eran mujeres, el 59,9% negros, el 34,6% jóvenes de entre 18 y 24 años, y el 53,1 % personas sin enseñanza secundaria.

De los 93,9 millones de brasileños con ocupación el año pasado, número en un 1,6% superior al de 2011, 62,1 % eran asalariados, 20,8 % autónomos, 6,8 % empleados domésticos y 3,8% empleadores, entre otras categorías.

Según el estudio, la concentración de la renta, uno de los mayores problemas de Brasil, mantuvo la tendencia de reducción de los últimos años y el llamado índice de Gini, utilizado por la ONU para comparaciones internacionales, se ubicó en 0,498 puntos en 2012 frente a 0,501 puntos en 2011.

Esa reducción de 0,003 puntos, según el IBGE, muestra que las personas con los ingresos más bajos tuvieron una elevación de la renta superior a la de las personas con mayores ingresos.

En cuanto a los indicadores de educación, el estudio mostró que el números de brasileños con más de 15 años que no sabe leer ni escribir cayó desde 13,2 millones en 2011 hasta 12,9 millones en 2012, lo que ubicó la tasa de analfabetismo en el 8,7 %.

El porcentaje de personas de más de 24 años con menos de un año de estudios cayó desde el 15,1 % en 2011 hasta el 11,9 % en 2012, mientras que el de personas con educación universitaria subió desde el 11,4 % en 2011 hasta el 12 % en 2012, año en que los universitarios sumaban 14,2 millones de personas.

En cuanto a la población, el estudio mostró que el número de brasileños subió desde 195 millones en 2011 hasta 196,6 millones en 2012, de los que 51,3 % eran mujeres.

Un 63,2% tenía hasta 39 años y 12,6 % tenía más de 60 años, frente al 12,1% en 2011, lo que apunta al envejecimiento de la población.

Por razas, el 46,2 % de los brasileños se declaro blanco, el 45 % mulatos, el 7,9% negro y el 0,8% indígena u otras.

Según el estudio, el número de residencias en Brasil subió desde 61,2 millones en 2011 hasta 62,8 millones en 2012, de las que un 57,1 % tenía acceso a la red de alcantarillado el año pasado, frente al 55% un año antes.

El porcentaje de domicilios con abastecimiento de agua subió desde 84,6 % en 2011 hasta el 85,4% en 2012 y el de residencias con electricidad del 99,3% al 99,5%.

El número de brasileños con teléfono móvil subió desde 115,4 millones en 2011 hasta 122,7 millones en 2012 y el porcentaje de residencias con computador y acceso a internet pasó del 36,5% hasta el 40,3% en el mismo período.