México. El desempleo en México se situó en agosto pasado en el 5,17% de la población económicamente activa (PEA), cifra inferior al 5,39% registrado en el mismo mes de 2012, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En términos mensuales desestacionalizados (sin factores coyunturales por temporada), el nivel de desempleo se situó en el 4,78% en agosto, 0,15 puntos porcentuales por debajo de la tasa registrada en el mes previo.

En el octavo mes del año la tasa de desempleo entre los varones fue del 5,08%, 0,22 puntos porcentuales por debajo del mismo mes de 2012, y entre las mujeres se situó en el 5,30%, 0,24 puntos menos que la de agosto de 2012.

La población subempleada, la que declaró tener necesidad y disponibilidad para ofertar más horas de trabajo que las que su ocupación actual le permite, alcanzó el 8,9% de toda la ocupada, por arriba del 8,4% que había hace un año.

El Inegi, que considera empleadas a las personas mayores de 14 años que trabajan al menos seis horas a la semana y en cualquier puesto, situó la tasa de ocupación en el 94,83 % de la PEA.

De esa población, las personas en la economía informal representaron el 59,35% del total, por debajo del 59,57% que había en agosto de 2012.

De la población ocupada, 42,2% se concentró en el sector servicios, 19,3% en el comercio, 15,6% en la industria manufacturera y el 14,1% en las actividades agropecuarias.

Otro 7,3 % en la construcción, 0,9% en otros sectores como la minería, la electricidad, el agua y el suministro de gas, y el 0,6% restante no especificó su actividad.

El 66,3% de los trabajadores son asalariados, el 23,4% autónomos, el 6,1% son personas sin pago fijo que trabajan en negocios o parcelas familiares y 4,2% es empleador o patrón.

México cuenta con 118,2 millones de habitantes, según las proyecciones demográficas realizadas a partir del último censo de población de 2010, de los cuales 53,3 millones viven en la pobreza.

La economía mexicana registró una desaceleración en el primer semestre de 2013, con un crecimiento del PIB de solo 1% frente al 4,4% del mismo período del año anterior, y el gobierno prevé que el año concluya con un aumento de 1,8%.