Tokio. La tasa de desempleo de Japón cayó por debajo del 5% en enero por primera vez en casi un año y la disponibilidad de empleos subió, en una señal de que la reactivación de las exportaciones y la producción se están propagando a otros sectores de la economía.

Pero los analistas estiman que la recuperación de las condiciones de empleo seguirá siendo lenta en los próximos meses, dado que las compañías aún están lejos de operar a plena capacidad ante una demanda interna débil.

"Las exportaciones y la producción industrial han estado mejorando, por lo que el desempleo ha caído como resultado de ello, y yo espero que esto continúe durante el primer semestre del año", dijo Hiromichi Shirakawa, economista jefe para Japón de Credit Suisse.

"Pero no espero que la tendencia continúe una vez pasada la mitad del año. No puedo ver una mejora marcada de la demanda, por lo que no veo tampoco caídas sustanciales en el desempleo", agregó.

La tasa de desempleo, ajustada por factores estacionales, cayó a 4,9% desde una cifra revisada del 5,2% en diciembre, mostraron el martes datos oficiales. Es la primera vez desde marzo del año pasado en que la tasa de desempleo cae debajo del 5%.

El ratio entre empleos abiertos y postulantes mejoró a 0,46 en enero desde 0,43 en diciembre, pero eso aún significa que menos de cinco puestos estaban disponibles por cada 10 personas que buscaban trabajo.

El gasto de las familias subió 1,7% en enero frente al mismo mes del año anterior, debido a medidas de estímulo del gobierno, como subsidios para las compras de autos eficientes energéticamente y electrodomésticos.

Sin embargo, el gasto cayó respecto de diciembre, en una señal de que el efecto del plan de estímulo podría estar perdiendo fuerza.

La tasa de desempleo de Japón ha venido cayendo gradualmente tras tocar un máximo histórico del 5,6% en julio del año pasado, en parte ayudada por las medidas oficiales para evitar que las firmas recorten empleos. Pero el gobierno advirtió que la deflación, el desempleo y un crecimiento global más débil podrían golpear la frágil recuperación del país.