Brasilia, Xinhua. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, celebró este miércoles el resultado de la inflación de julio de apenas 0,03%, la más baja en tres años, lo que indica que está "bajo control".

"La inflación está completamente bajo control alcanzando los valores más bajos del período y se detecta eso en todos los sectores, tanto en la alimentación como en el sector de servicios, el sector de transportes. Es un fenómeno que se está extendiendo por todos los precios", señaló.

Divulgado esta mañana por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) indicó un aumento de 0,03% en julio ante 0,26% en junio.

Con ello, la inflación oficial acumulada en el año es de 3,18%, y en 12 meses de 6,27%, por debajo del techo de la meta del gobierno, que es de 4,5% con dos puntos porcentuales de tolerancia.

La presidenta subrayó que el precio de la canasta familiar cayó en todas las capitales, mostrando que el control de la inflación está asegurado.

"No es un fenómeno de este mes, viene cayendo mes a mes. Estoy muy tranquila para decir que tenemos de hecho la garantía de que ese compromiso del gobierno con la estabilidad se está mostrando en la práctica y en la realidad", afirmó.

En el mismo sentido, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, consideró "muy bueno" el índice de inflación de julio. "Estamos viendo que la inflación bajó de verdad. Ayer, la canasta familiar cayó a su menor nivel en mucho tiempo y hoy el índice de precios al consumidor quedó próximo de cero", señaló.

Para Mantega, los resultados positivos muestran que el gobierno siempre tuvo control sobre el comportamiento de los precios.

"La inflación siempre estuvo bajo control y, ahora, volvió al nivel normal para esta época del año", apuntó.