Nueva York. El dólar caía con fuerza este jueves frente al yen y cedía sus ganancias frente al euro, después de que el presidente estadounidense Barack Obama anunciara que planea limitar los riesgos que asumen determinadas instituciones financieras.

Los inversores creen que el plan limitará las ganancias de los bancos estadounidenses, lo que ayudó al euro a recuperarse desde un mínimo de seis meses. El yen subía en forma generalizada mientras los inversores reducían su exposición al riesgo.

Las propuestas de Obama incluyen evitar que los bancos sean dueños, patrocinen o inviertan en fondos de cobertura para su propio beneficio.

"El dólar está golpeado por estas declaraciones, ya que se interpreta que son negativas para la rentabilidad de los bancos. Todo el mundo esperaba que el dólar siguiera subiendo, pero el ánimo definitivamente se ha deteriorado", dijo Shaun Osborne, estratega de TD Securities en Toronto.

El dólar caía 0,9% a 90,42 yenes tras tocar un máximo de 91,87 yenes en la sesión global.

El euro perdía 0,8% a 127,68 yenes, su menor nivel desde diciembre, pero frente al dólar subía a 1,4118 dólares, tras acercarse más temprano a un mínimo en seis meses.

El euro se veía afectado por las preocupaciones sobre Grecia y otros países de la periferia de la zona euro, y por datos que apuntaron a un crecimiento económico probablemente más lento en el bloque monetario.

Los temores por la salud fiscal de algunos miembros de la zona euro altamente endeudados llevó a los inversionistas a vender bonos estatales de Grecia, España y Portugal en favor de los referenciales de Alemania.

La prima por mantener bonos del gobierno griego a 10 años, respecto de los bonos germanos, subió a 311 puntos básicos, su nivel más amplio desde que Grecia se sumó al euro en 2001. El diferencial del bono alemán respecto a la deuda de España y Portugal trepaba a máximos de varios meses.

En un reflejo de la preocupación de los inversionistas por los déficits de la zona euro, el Fondo Monetario Internacional dijo el miércoles que, sin nuevas medidas, el déficit fiscal de Portugal subiría al 8,6% del PIB este año, desde un estimado 8% en 2009.

El euro estaba también bajo presión por una lectura del índice compuesto de gerentes de compra de la zona euro en enero, que cayó a 53,6 desde 54,2 en el mes previo, frente a previsiones de 54,5, lo que indica menor expansión.

"La caída de enero en el PMI compuesto de la zona euro sugiere que la recuperación podría estar perdiendo velocidad", dijo Jennifer McKeown, economista de Capital Economics.

"Los riesgos para nuestro pronóstico de una moderada alza anual en el PIB de la zona euro (...) podrían estar girando hacia el lado bajista", agregó