Londres. El dólar subía el lunes frente a una cesta de seis destacadas divisas, ya que el aumento de casos de COVID-19 en China provocaba nuevas restricciones en ese país y pesaba en el ánimo de los inversores mundiales.

China está luchando contra numerosos brotes de coronavirus. El domingo se registraron dos muertes en Pekín y el distrito más poblado de la ciudad instó a los residentes a permanecer en casa el lunes.

Los nuevos casos han puesto en duda las esperanzas de que el gobierno pueda suavizar pronto sus duras restricciones. Esto ha impulsado al dólar, que se considera un activo seguro en tiempos de tensión.

El dólar subía un 0,98% frente al yen, a 141,75 unidades, su máximo desde el 11 de noviembre. Por su parte, el euro caía un 0,83%, a 1,024 dólares.

"Las perspectivas del mercado chino de cero COVID seguirán siendo una fuente clave de volatilidad", dijo Carol Kong, del Commonwealth Bank of Australia. "Si vemos otra serie de restricciones, se verá que los funcionarios chinos siguen desconfiando de una eventual reapertura".

El índice dólar ha caído más de un 6% desde el máximo de 20 años alcanzado en octubre. El descenso de la tasa de inflación en Estados Unidos el mes pasado impulsó las apuestas de que la Reserva Federal podría ralentizar sus subidas de tasas de interés.

Sin embargo, el índice se mantenía el lunes en torno a un 12% de avance en el año. La agresiva alza de tasas de la Fed ha hecho subir el rendimientos de los bonos en 2022, atrayendo el dinero hacia los activos de renta fija denominados en dólares.

El yuan "onshore" abrió a 7,1451 unidades por dólar y se debilitó hasta un mínimo de 7,1708, el nivel más bajo desde el 11 de noviembre.