Sydney. La economía australiana creció a un ritmo mucho menor en el primer trimestre que a finales del pasado año después de que la retirada de las medidas de estímulo económico, la sorprendente debilidad de la inversión empresarial y el lento crecimiento de los volúmenes de exportación restaran algo de fuerza a la actividad.

No obstante, los economistas señalan que la moderación durará poco, ya que las empresas siguen planeando inversiones de calado, especialmente en el sector de la minería, y porque la sustancial subida de los precios de las materias primas ya se está trasladando a la economía.

El producto interior bruto creció 0,5% en el primer trimestre de 2010 desde el cuarto trimestre de 2009 y 2,7% en términos interanuales, dijo la Oficina Australiana de Estadísticas.

Los economistas esperaban que el PIB creciera 0,4% en el trimestre y 2,4% en el año.

La oficina revisó el crecimiento del PIB del cuarto trimestre al 1,1% desde 0,9%, subrayando el buen ritmo de crecimiento durante 2009 a pesar de la recesión mundial.

Los economistas dijeron que esto pone de relieve la suerte de Australia al estar fuertemente ligada a Asia, especialmente a China.