Río de Janeiro, EFE. La economía brasileña creció un 0,84% en abril con respecto a marzo, según el Índice de Actividad Económica (IBC-Br) del Banco Central, que se utiliza para anticipar tendencias del Producto Interior Bruto (PIB).

El resultado de abril supone una desaceleración, ya que el IBC-BR de marzo fue un 1,07% superior al de febrero.

El dato se conoce luego de que el gobierno informara de que la economía brasileña sólo creció un 0,6% en el primer trimestre, por debajo de las expectativas de los economistas, que esperaban una expansión del 0,9%.

De acuerdo con el Banco Central, sin tener en cuenta los factores estacionales, la economía se expandió un 4,85% en abril en comparación con el mismo mes del año pasado y acumuló una expansión del 3,43% en los primeros cuatro meses del año frente al mismo período de 2012 y del 1,66 % en los últimos doce meses hasta abril.

El IBC-Br reúne informaciones sobre el crecimiento de la industria, la agropecuaria y los servicios.

El resultado de abril fue impulsado principalmente por el crecimiento de la producción industrial, del 1,8% frente a marzo, y de las ventas de los comerciantes minoristas, del 0,5%.

Los resultados decepcionantes de los primeros meses del año obligaron al ministro de Hacienda, Guido Mantega, a admitir que el Gobierno bajará su previsión de crecimiento de la economía en 2013, que era del 3,5%.

Los analistas del mercado financiero vienen reduciendo sus proyecciones semanalmente y en el último sondeo realizado por el Banco Central ubicaron en un 2,53% su proyección para el crecimiento del PIB este año.

Esa previsión echa por tierra la expectativa del gobierno de que la economía brasileña alcance una fuerte recuperación en 2013 tras dos años de desaceleración, aunque en todo caso garantiza que crecerá más que el año pasado.

Tras haber registrado una expansión del 7,5% en 2010, la economía sólo creció un 2,7% en 2011 y un 0,9% en 2012.