La economía sumergida en Brasil alcanzó el 16,6% del total en 2012 y superó los 730 billones de reales (US$350.000 millones), según un estudio publicado por el Instituto Brasileño de Etica de la Competencia (ETCO) y el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas (IBRE / FGV).

El informe apunta que el nivel de la economía informal brasileña el año pasado fue un 0,3% inferior a la de 2011.

"En general, a pesar de la reducción del ritmo de caída del índice, el resultado sigue siendo positivo, porque es necesario tener en cuenta que, a pesar de los malos resultados económicos del país en el año, la informalidad siguió cayendo", afirmó en un comunicado el investigador de Economía Aplicada de FGV / IBRE, Fernando de Holanda Barbosa Filho.

Según el estudio, la economía informal en Brasil "trae pérdidas directas a la sociedad, crea un ambiente de rebelión, estimula el comportamiento económico oportunista, con la disminución de la calidad de la inversión y reduce el potencial de crecimiento de la economía brasileña".