El ambiente desfavorable para la inversión en el país creado por la inseguridad jurídica, el control de cambio , la elevada inflación y la inestabilidad política, ha llevado a los empresarios venezolanos a buscar otros horizontes, y Panamá se ha convertido en uno de los destinos preferidos.

Colombia y Venezuela, después de Estados Unidos, son los países con mayor inversión extranjera directa en Panamá, según las cifras oficiales del país centroamericano.

Cerca de US$4.000 millones en inversión de colombianos y venezolanos ha recibido Panamá en los últimos cuatro años, mientras que la norteamericana ha estado por el orden de los US$5.800 millones durante el mismo periodo, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo de esa nación.

Los datos oficiales más recientes señalan que la inversión de venezolanos en Panamá es de US$273 millones, superado solo por Colombia con US$540 millones. Sin embargo, en cuanto a número de empresas Venezuela está a la cabeza al acumular 208 compañías en ese país, frente a 150 firmas con capital colombiano.

La mayoría de las inversiones venezolanas se han concentrado en el sector construcción y bienes raíces, pero también hay una participación importante y creciente en banca, seguros, casas de valores, turismo, servicios logísticos, hotelería, restaurantes, franquicias, software e incluso en el agro.

Banesco y Banco Mercantil fueron las primeras instituciones financieras en establecerse en ese país. Además, el Balboa Bank, de Panamá, cuenta con accionistas venezolanos. En seguros también hay una presencia importante, con Seguros BBA, Seguros Constitución y Seguros Ancón, que es propiedad de la venezolana Multinacional de Seguros.

Según estimaciones del Centro Venezolano Panameño (CVP), hay cerca de 40.000 venezolanos viviendo de manera permanente en Panamá y unos 42.000 flotantes que, por cuestiones de negocios, se movilizan con frecuencia entre esa nación y Venezuela.

Jorge Durán Centeno, embajador de Venezuela en Panamá, declaró el año pasado que por el aeropuerto internacional de Tocumen pasan anualmente más de 200.000 venezolanos.

La lista de visas de residencia provisional, temporal o permanente por razones laborales la encabezan colombianos y venezolanos, de acuerdo con el Servicio Nacional de Migración de Panamá. De las 4.314 visas laborales tramitadas entre los meses de enero y noviembre de 2012, 978 son de colombianos, 657 de venezolanos, 496 de italianos, 420 de españoles y 170 de estadounidenses.

Precisó recientemente el embajador venezolano en Panamá que el porcentaje de empresarios venezolanos que han fracasado en ese país no llega a 3%.

De acuerdo a cifras de la Superintendencia de Bancos del país centroamericano, los depósitos bancarios de venezolanos rondaron en 2012 los US$3.200 millones.

La nueva “costazuela”. Destaca el ambicioso proyecto inmobiliario del Centro Venezolano Panameño al lado de Costa del Este, donde compraron 30 hectáreas para construir no solo la sede del centro y de una organización no gubernamental para darle curso a proyectos filantrópicos de esta comunidad, sino complejos residenciales, centros comerciales, iglesias, colegios y universidades, un club social y deportivo, una cámara de comercio venezolano-panameña y hasta las sedes de nuevos medios de comunicación social.

Costa del Este es una zona privilegiada de Panamá en la que se ha concentrado la comunidad venezolana tal como ha ocurrido con El Doral y Weston en el estado de la Florida, Estados Unidos, pero fue precisamente a partir de 2008, luego de la debacle inmobiliaria y la crisis financiera en la potencia del Norte que muchos venezolanos optaron por la pequeña nación centroamericana que ofrece grandes beneficios para la inversión y se encuentra geográficamente más cerca de Venezuela, lo que ha permitido a muchos empresarios hacer negocios sin tener que residenciarse en el país.

Según Manuel Ferreira, representante de la Dirección de Asuntos Económicos y Asesorías de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, en ese país hay unos $2,5 millardos de inversión directa extranjera, sin contar la inversión nacional, y 12% de ese monto proviene de Venezuela.
Asimismo, según cifras de la International Property Networks (IPN), $1,4 millardos de dólares de la banca panameña proviene de Venezuela, lo que ubica al país en el tercer lugar en depósitos externos en el sistema bancario panameño.

Fuga de capitales. El control de cambio no ha logrado cumplir su objetivo de frenar la fuga de capital venezolano. En los últimos 14 años alcanzó los $177,5 millardos, según precisa el más reciente informe de la organización Tax Justice Network (TJN).

La TJN es una red de expertos que lucha por mayor justicia tributaria, la cual ubica a Venezuela como uno de los países con mayor fuga de capitales en el mundo.

De los US$405,8 millardos que han migrado de Venezuela en los últimos 40 años (1973-2013), 43% fueron sacados durante los últimos 14 años (desde 1999).