Lima, Andina. Los indicadores de actividad disponibles muestran que la economía peruana está en un proceso de moderación cíclica, luego de varios trimestres de fuerte expansión, y no en el inicio de una fase de desaceleración pronunciada y prolongada consideramos, afirmó el BBVA Research Perú.

"Por ello, prevemos un aterrizaje suave de la economía hacia tasas de crecimiento sostenibles en el mediano plazo", señaló en el reporte Situación Perú Tercer Trimestre 2013.

En ese sentido, afirmó que sus nuevas previsiones de crecimiento económico para Perú siguen señalando un panorama positivo, con tasas de expansión anual del Producto Bruto Interno (PBI) que estima se mantendrán ligeramente por debajo de seis por ciento en el período 2013 - 2017.

"Con relación a las proyecciones de crecimiento que teníamos hace tres meses, las que presentamos en este informe son más bajas debido a un entorno externo menos favorable que, localmente, inducirá una moderación del gasto privado, en particular de inversión", precisó.

Explicó que esta perspectiva es consistente con la disminución del optimismo empresarial durante este año, el que se ha visto afectado por la volatilidad en los mercados financieros internacionales, las condiciones de financiamiento externas menos favorables, los menores precios de los metales que Perú exporta y el menor crecimiento esperado para China.

Además, la ralentización de la inversión implicará un menor dinamismo del mercado laboral y, por lo tanto, del consumo, consideró.

Además, la revisión a la baja del gasto privado ha sido particularmente importante en las previsiones del BBVA Research para este y el próximo año, manifestó.

A partir del 2014, proyecta una mayor expansión fiscal debido al desarrollo de grandes obras de infraestructura, lo que atenuará en alguna medida el menor impulso de la demanda del sector privado.

Como resultado del mayor gasto público y de mejoras más acotadas en los ingresos fiscales con relación a lo esperado hace tres meses, proyectó una reducción gradual de los superávit públicos a partir de este año, y eventualmente déficit moderados a partir del 2015.

Aseguró que esta evolución prevista para los resultados fiscales de los próximos años no compromete la sostenibilidad de las finanzas públicas ya que el ratio de deuda del gobierno sobre PBI seguirá descendiendo, aunque a un ritmo menor que el anticipado en el informe anterior.

En este contexto, se preguntó si es conveniente seguir reduciendo el ratio de deuda pública, que ya es bastante bajo, frente a la alternativa de estabilizarlo y dar más espacio para el gasto en infraestructura pública.

Asimismo, desde 2015 el crecimiento tendrá un soporte adicional debido a la aceleración temporal de las exportaciones por la entrada en operación de diversos proyectos mineros, indicó el BBVA Research.

La mejora en los volúmenes exportados de metales permitirá empezar a cerrar los déficit en cuenta corriente (como porcentaje del PBI) que, en un entorno de cotizaciones esperadas más bajas para los minerales que Perú exporta, se ampliarán este y el próximo año a niveles cercanos a 5,5% del PBI.

Hacia adelante, los retos siguen siendo enormes para sostener el dinamismo económico. En particular, se requerirá de medidas que impulsen la productividad como desarrollo a gran escala de la infraestructura, mejoras en la calidad de la educación y una reforma de la administración pública.