La economía uruguaya se expandió 5,6% en el segundo trimestre de 2013 frente al mismo periodo de 2012, impulsada por la demanda externa y el comportamiento del consumo doméstico, informó este viernes el Banco Central del Uruguay (BCU).

Según el informe de Cuentas Nacionales, el producto interno bruto (PIB) creció menos en términos desestacionalizados, 2,1%, comparado con el primer trimestre de 2013.

Con este resultado, el crecimiento económico se aceleró en relación al primer trimestre, cuando registró un alza interanual de 3,7 y desestacionalizada de 1,2%.

El salto interanual del PIB (en volumen físico) se explicó "principalmente" por el desempeño positivo del suministro de electricidad (225%), a raíz de una mayor producción hidráulica de electricidad, detalló el BCU.

Le siguieron transporte y comunicaciones (9,2%) por la evolución del comercio exterior y las telecomunicaciones, y comercio, restaurantes y hoteles (4,4%) tras el impulso de los servicios comerciales.

En tanto, de abril a junio las actividades primarias aumentaron 4%, la industria manufacturera 1%, mientras la construcción cayó 4,3%.

Por su parte, las exportaciones se incrementaron 11,1% y las importaciones 2,5%.

El gasto de consumo final reportó un aumento de 5,2%, con un mayor dinamismo del gobierno (6,1%) por encima del sector privado (5,1%).

Para el BCU, el crecimiento interanual "se explica tanto por el comportamiento expansivo de la demanda externa como por la evolución de la demanda interna, producto del comportamiento expansivo del gasto de consumo final".

El PIB de Uruguay aumentó 3,9% en 2012 y completó diez aumentos anuales consecutivos, aunque se desaceleró en relación a las marcas de 5,7% en 2011 y 8,5% en 2010.

Para 2013, el gobierno aguarda una expansión de 4%.