Pekín, EFE. La inversión en infraestructura en los países latinoamericanos, en donde se presume que el desarrollo del sector está 20 años atrasado con respecto a China, permitirá la continuidad del crecimiento económico en la región mientras que el boom por las materias primas empieza su declive.

Así lo señalaron expertos latinoamericanos y chinos durante el V Foro de Inversionistas de América Latina y China, celebrado esta semana en Pekín, en el que han subrayado además las oportunidades que generará la inversión en infraestructura para ambas partes.

Muchos de los países en la región, bajo los marcos legales, están preparando distintos proyectos de inversiones importantes para alcanzar la infraestructura que necesitan y para mantenerse competitivos en el futuro, señaló a Efe el jefe del Departamento de Infraestructura del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Jean Marc Aboussouan.

Realmente toda la región tiene un gran potencial, destacó Aboussouan, con una cifra aproximada de unos US$200.000 millones en inversión en infraestructura en la región en los próximos años.

Para la directora del Programa de América Latina y China del Inter-American Dialogue, Margaret Myers, el impulso para desarrollar las infraestructuras en la región es algo que Latinoamérica desea y necesita y China ya ha estado considerando y para lo cual ha desarrollado opciones de financiación.

Creo que la falta de buena infraestructura para desarrollar rápido la región es el principal reto que ésta tiene, subrayó a Efe.

A pesar de la desaceleración mundial, la actividad económica en América Latina en la última década ha logrado reducir la pobreza del 48% al 29%, e incrementar su clase media en un 50% (de 103 millones de personas a 152 millones).

Sin embargo, para continuar con su despegue económico necesita reducir la brecha en materia de infraestructuras, como transporte, telecomunicaciones, agua y energía.

Existe una falta de rieles, aeropuertos, puertos, estaciones de metros, buses, plantas de energía, que se necesita desarrollar. Los Gobiernos se empiezan a dar cuenta de que si quieren que sus economías continúen creciendo necesitan apoyar al sector y esta es una gran oportunidad, consideró el director de la empresa Samcorp, Lawrence Lam.

A su juicio, es una decisión difícil para los Gobiernos, que a veces encuentra la oposición de grupos de intereses, pero tiene que hacerse y a la larga traerá también nuevas oportunidades para esos grupos.

Según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la región necesita incrementar su inversión en infraestructura del 3% del PIB al 6 por ciento.

El centenar de proyectos más importantes y urgentes de infraestructuras para América Latina y el Caribe, cuyo crecimiento promedio fue del 3 por ciento en el pasado año y se espera que alcance un 3,5 en 2013, requiere una inversión de unos 250.000 millones de dólares, según el Foro de Liderazgo Latinoamericano celebrado en mayo de 2012 en Lima.