Washington. El Senado de Estados Unidos dio este miércoles su aprobación final a un proyecto de ley de US$17.500 millones para conceder créditos tributarios a empleadores que contraten a desempleados.

La votación de 68 a 29 contó con el apoyo de un puñado de republicanos que se unieron a la mayoría demócrata en apoyo a la medida.

Esta legislación ha estado rebotando entre la Cámara baja y el Senado, pero con el voto de hoy, el proyecto será enviado a la Casa Blanca para que con su firma, el presidente Barack Obama lo convierta en ley.

El punto central de la iniciativa eximiría a los propietarios de empresas del pago de su impuesto del 6,2% en sus nóminas durante el resto de 2010, sobre los nuevos empleados que contraten y que hayan estado sin empleo durante al menos dos meses.

Si el trabajador aún está en los libros del empleador dentro de un año, el propietario de la empresa recibiría un crédito tributario adicional de US$1.000.

Los demócratas esperan que la medida convenza a los empleadores del sector privado de reanudar las contrataciones de personal. A pesar de las señales firmes de que la recuperación económica está ganando terreno nuevamente en Estados Unidos, el mercado laboral continúa rezagado.

La tasa de desempleo se mantiene en 9,7%, más de dos puntos porcentuales por encima de donde estaba en enero del 2009, cuando Obama asumió la presidencia.