Washington. Las medidas de emergencia adoptadas por el presidente Barack Obama para reactivar a la economía el año pasado salvaron cerca de dos millones de empleos en Estados Unidos, afirmó la Casa Blanca, pero advirtió que el panorama económico continúa incierto.

Obama, ansioso por reducir el desempleo de dos dígitos en el país, que ha perjudicado su popularidad, ha llamado a implementar medidas adicionales al paquete de estímulo de US$787.000 millones que suscribió en febrero de 2009 para impulsar la creación de empleos.

Christina Romer, jefa del Consejo de Asesores Económicos de Obama, dijo que espera una positiva cifra de creación de empleo en la primavera boreal, pero subrayó que definitivamente hay una necesidad de "medidas dirigidas" adicionales para apuntalar al mercado laboral.

"Hay incertidumbre sobre la dirección que lleva la economía (...) y cuándo el sector privado volverá", dijo Romer a la prensa en una conferencia telefónica para analizar un informe trimestral al Congreso sobre el paquete de estímulo.

"Mirando hacia adelante este año, hay que ver una vuelta de la confianza del consumidor, ver a las empresas (...) volviendo a invertir", agregó.

El país sufrió su peor recesión en 70 años luego de que el colapso del mercado de la vivienda estadounidense desatara una crisis financiera global, que llevó la tasa de desocupación al 10%.

En respuesta al llamado de Obama por más medidas, la Cámara de Representantes aprobó el mes pasado otro paquete pro-empleo de US$155.000 millones. Se espera que el Senado apruebe su propia versión del proyecto en las próximas semanas.

La Casa Blanca, usando dos medidas diferentes para calcular el impacto del paquete de estímulo, estima que el empleo en Estados Unidos se elevó en entre 1,5 y 2 millones de empleos a fines del 2009 como resultado de las medidas.

Romer dijo que cree que los estímulos salvarán hasta 3,5 millones de empleos a fines de año.

Además, la Casa Blanca dijo que se han salvado 640.000 puestos de trabajo por los receptores directos del dinero de los estímulos, aunque explicó que esta estimación podría ser baja.