Washington. El número de trabajadores estadounidenses que solicitó beneficios por desempleo cayó la semana pasada, pero una sorpresiva baja en enero en los contratos de ventas pendientes de casas a un mínimo de nueve meses resaltó la lentitud de la recuperación económica.

Las solicitudes iniciales por beneficios estatales cayeron en 29.000 para un total desestacionalizado de 469.000, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. Las cifras estuvieron en línea con las expectativas.

Un reporte separado de un grupo de agentes inmobiliarios mostró que las ventas pendientes de casas usadas cayeron 7,6% en enero a su menor nivel desde marzo del año pasado.

Los mercados esperaban que las ventas pendientes de casas, que anticipan el ritmo de ventas de casas existentes por uno o dos meses, subieran 1%.

"Tomo la cifra de ventas pendientes de casas de enero y febrero con un grano de sal debido a cuestiones como el clima. Sin embargo, creo que esto muestra que la vivienda permanecerá estancada por un tiempo", dijo James Meyer, economista jefe de Tower Bridge Advisers en West Conshohocken, Pennsylvania.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios advirtió que los contratos de ventas pendientes de casas podrían caer de nuevo en febrero debido al mal clima.

La cifra de solicitudes de subsidio por desempleo, que llega un día antes del reporte de empleo del gobierno de febrero, ofreció esperanza de que el crecimiento del mercado laboral sigue a la vista.

Las solicitudes iniciales en las recientes semanas han sido distorsionadas por el inclemente clima, pero un funcionario del Departamento del Trabajo dijo que no habían factores especiales para las últimas cifras.

Severas tormentas de nieve golpearon gran parte del país el mes pasado, manteniendo algunos trabajadores en casa mientras algunas áreas se transformaron en un punto muerto. Eso actuará como un lastre para el reporte de empleo de febrero.

Según un sondeo de Reuters, se pronostica que las nóminas no agrícolas habrían caído en 50.000 el mes pasado, tras caer en 20.000 en enero.

Señales de mejoría. Los reportes que van desde el gasto del consumidor a la actividad manufacturera esta semana sugieren que la recuperación se mantiene en curso, con el panorama del mercado laboral mejorando constantemente.

"La evidencia anecdótica y estadística en febrero sugiere que el mercado laboral continúa mejorando sobre una base subyacente", dijo Omair Sharif, economista de RBS en Stamford, Connecticut.

"Aunque el mal tiempo podría haber deprimido las cifras de empleo en febrero, continuamos esperando un sano crecimiento en las nómicas en los próximos meses", agregó.

Un reporte separado del Departamento del Comercio mostró que las órdenes en las fábricas estadounidenses subieron 1,7% en enero, tras un incremento de 1,5% en diciembre.

Mientras la economía se recupera la recesión, la productividad no agrícola subió en un dinámico ritmo de 6,9% a tasa anual en el cuarto trimestre, dijo el Departamento del Trabajo, en vez del ritmo de 6,2% estimado el mes pasado.

El incremento en la productividad, que mide la producción por hora de los trabajadores, estuvo por sobre las expectativas del mercado de 6,3%. Algunos analistas creen que las compañías no pueden continuar impulsando la productividad sin comenzar a contratar nuevos trabajadores.

Hubo indicios alentadores en el reporte sobre el desempleo, con el promedio móvil de cuatro semanas de nuevas solicitudes, que elimina la volatilidad semanal, cayendo en 3.500 a 470.750.

El número de personas que aún recibe beneficios tras una semana inicial de ayuda cayó en 134.000 a 4,5 millones en la semana terminada el 20 de febrero, el menor nivel desde inicios de enero del 2009. Esta medición alcanzó su máximo en junio del año pasado para luego decaer consistentemente.