Washington. El número de trabajadores estadounidenses que solicitó el seguro de desempleo por primera vez subió sorpresivamente la semana pasada, debido a que las solicitudes que no fueron procesadas durante los feriados de fin de año fueron admitidas en el período analizado.

El Departamento de Trabajo dijo que las solicitudes iniciales de seguro de desempleo aumentaron en 36.000, a una tasa ajustada estacionalmente de 482.000 en la semana terminada el 16 de enero, desde un dato revisado a 446.000 en la semana anterior, subiendo por tercera semana seguida.

Analistas consultados por Reuters esperaban unas 440.000 nuevas solicitudes del beneficio, desde las 444.000 reportadas originalmente para el periodo.

Los datos semanales sobre las solicitudes cubren la semana del sondeo para el informe sobre la creación de empleos de enero, el cual se conocerá el 5 de febrero.

Un funcionario del Departamento de Trabajo dijo que el alza se debió a cuestiones administrativas más que económicas, dado que las solicitudes que no fueron procesadas durante las fiestas de fin de año estaban siéndolo ahora.

Además, por el feriado de este lunes por el día de Martin Luther King, algunos estados no cumplieron el plazo para presentar sus estimaciones, lo que hizo que el departamento tuviera que hacer los cálculos de algunos estados.

"Hay algo de trabajo atrasado de las últimas semanas. Hubo más solicitudes de lo esperado, no es un tema económico, sino administrativo", explicó el funcionario.

Los futuros de Wall Street cayeron tras el dato, mientras que los bonos del Tesoro frenaron sus pérdidas.

"El alza es un ruido estadístico y no será importante para el mercado", dijo Kevin Caron, estratega de Stifel, Nicolaus & Co., en Florham Park, Nueva Jersey.

El promedio móvil de cuatro semanas, considerado más confiable porque suaviza la volatilidad, subió en 7.000 a 448.250 solicitudes en la última semana, interrumpiendo 19 semanas seguidas de caídas.

La debilidad del mercado laboral sigue siendo un gran obstáculo para la recuperación de la economía, que comenzó en el tercer trimestre del 2009 tras la peor recesión en décadas.

El número de personas que aún recibe beneficios por desempleo tras pedir una semana inicial de ayuda se redujo en 18.000 a 4,6 millones en la semana terminada el 9 de enero, la marca más baja desde enero del 2009 y en línea con lo esperado.

Las llamadas solicitudes continuas han caído durante cinco semanas y se encuentran debajo del máximo de 6,9 millones alcanzado en junio.