Washington. El número de trabajadores estadounidenses que solicitó seguro de desempleo por primera vez aumentó sorpresivamente la semana pasada, según un informe del Gobierno difundido el jueves que siembra dudas sobre la salud del mercado laboral.

El Departamento de Trabajo dijo que las solicitudes iniciales de seguro de desempleo aumentaron a una tasa ajustada estacionalmente de 473.000 en la semana terminada el 13 de febrero, desde un dato revisado a 442.000 en la semana anterior.

Analistas consultados por la agencia Reuters esperaban unas 430.000 nuevas solicitudes del beneficio, desde las 440.000 reportadas originalmente para el periodo anterior.

Un funcionario del Departamento de Trabajo dijo que el clima frío no había impedido que los desocupados presentaran sus solicitudes, porque al menos 95% de los pedidos se realizan ahora por internet o por teléfono.

Las solicitudes de cuatro estados, entre ellos California y Texas, fueron estimaciones.

Dos tormentas de nieve golpearon a la costa este de Estados Unidos la semana pasada, dejando a la región prácticamente paralizada.

El mercado laboral, afectado duramente por la peor recesión en siete décadas, ha estado rezagado frente a la recuperación económica iniciada en el segundo semestre de 2009.

La economía estadounidense perdió 8,4 millones de empleos desde el comienzo oficial de la recesión en diciembre del 2007. Sin embargo, el ritmo de despidos se ha desacelerado en los últimos meses.

El promedio móvil de cuatro semanas, considerado más confiable porque suaviza la volatilidad, cayó en 1.500 a 467.500 solicitudes.

El número de personas que sigue recibiendo el beneficio tras pedir una primera semana de ayuda se mantuvo sin cambios, en 4,56 millones, en la semana terminada el 6 de febrero.

Esta categoría se ha ubicado por debajo de la marca de 5 millones por ocho semanas seguidas.