El Gobierno chileno, a través del Ministerio de Desarrollo Social, informó que la canasta básica de alimentos más que duplicó la inflación en el país tras marcar un alza del 28,2% en el último mes de 2022, con un costo cercano a los $64.407 (US$ 78,39).

Si bien hubo moderación en el incremento de precios entre noviembre y diciembre, la medición anual terminó por superar el doble de la inflación, que al cierre del año pasado se cifró en un 12,8% según el Índice de Precios al Consumidor (IPC), el más alto desde 1991.

Durante diciembre, indicó la División de Observatorio Social de la Subsecretaría de Evaluación Social, se presentó un alza en el 82% de los productos que componen la canasta básica.

Las alzas importantes se dieron en frutas y verduras como el limón (24,9%), la manzana (17,7%), el choclo congelado (6,3%) y la papa de guarda (5,6%).

Por otro lado, 13 productos redujeron o mantuvieron su valor, con las disminuciones más relevantes en los casos de la zanahoria (14,4%), tomate (10,4%) y huevo (2,7%), mientras que el plátano como el zapallo disminuyeron en 1,4%.

Línea de la pobreza

Según lo detallado por el Ministerio, el valor de la línea de pobreza y de la línea de pobreza extrema por persona equivalente alcanzaron los valores de $218.126 y $145.417, respectivamente.

Eso, “implica una variación mensual para ambas líneas de 0,6% en el mes de diciembre y una variación en los últimos doce meses de 17,3%”.

Chile cumplió en 2022 su segundo año consecutivo con cifras récord de inflación, lo que llevó al Banco Central a tomar medidas inéditas.

El emisor subió el pasado octubre la tasa de interés referencial hasta el 11,25%, su mayor nivel desde 2001 y aseguró que el ciclo de alzas llegaría a su fin.

Caída de los salarios

A principios de enero, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) comunicó que los salarios cumplieron 14 meses cayendo a causa de la inflación.

En un reporte con cierre en noviembre del año pasado, el organismo detalló que el Índice Nominal de Remuneraciones Real (IR Real) -que mide la evolución de las remuneraciones ajustadas por la variación mensual del IPC- disminuyó 2,3% interanualmente.

El indicador acumuló, asimismo, una variación de -2,8% al undécimo mes (noviembre) de 2022.