El Indice Mundial de Innovación 2013 -elaborado por la OMPI y la Universidad Cornell, de Estados Unidos- registra un fuerte progreso de la Argentina en esta área, que se sitúa en el puesto 56º, tras ubicarse en el 70º durante el 2012.

Brasil, en tanto, retrocedió desde la posición 58º a la 64º, de acuerdo con el ranking, difundido en Ginebra, Suiza.

En el Indice se tiene en cuenta "la función fundamental de la innovación como motor del crecimiento y el progreso económico".

La medición utiliza 84 indicadores relativos a la calidad de las principales universidades, la disponibilidad de microfinanciación y los acuerdos de capital de riesgo, a la vez que evalúa las capacidades y resultados ponderables.

En ese sentido, se examinan aspectos como instituciones, capital humano e investigación, infraestructura, desarrollo de los mercados y empresarial, producción de conocimientos y tecnología, y producción creativa.

México logró mejorar desde el puesto 79º al 63º, según el listado de 142 países analizados.

La OMPI resalta que "que los mercados emergentes han aumentado sus gastos en innovación y desarrollo (I+D) más deprisa que los países de altos ingresos".

El organismo ubica a China al frente de los países emergentes.

En ese marco, Argentina se ubicó dentro de las naciones que más evolucionaron en esta materia en los últimos cinco años.
Por detrás de dicho país se ubicaron Brasil, Polonia, India, la Federación Rusa, Turquía y Sudáfrica.

"Los mercados emergentes, en particular China, encabezan también, en gran medida, el aumento en la presentación de solicitudes de patentes a escala mundial", agrega el informe.

El Indice Mundial de Innovación consigna que Estados Unidos se unió este año a las cinco naciones más innovadoras del planeta (en el 2012 ocupaba el décimo lugar).

Suiza se mantiene en la primera posición, escoltado por Suecia, mientras el Reino Unido ascendió del quinto al tercer puesto y el cuarto lugar lo ocupan los Países Bajos.

"Pese a la crisis económica -dice el informe- la innovación se mantiene activa y en buen estado: en la mayoría de los países los niveles de gasto en investigación y desarrollo están superando los alcanzados en 2008 y prosperan los centros de innovación locales con muy buenos resultados".

A nivel regional, sobresalen en los puestos principales del ranking de innovación economías más acotadas, como Costa Rica (que avanzó del puesto 60º al 39º); Chile (46º, siete puestos por debajo del año pasado); y Barbados (47º, antes no incluido).

"América Latina es, con mucho, la región que ha registrado la más importante mejora en la clasificación del Indice Mundial de Innovación", resalta la OMPI.

Se destacan, en ese sentido, la cuarta posición regional de Uruguay (puesto global 52º, contra 67º el año pasado); y la sexta de Colombia (60º, frente a 65º).