Washington. El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un acuerdo de contingencia de US$790 millones para El Salvador, un crédito de precaución para reemplazar al actual que está por expirar.

El convenio de tres meses apunta a ayudar al país centroamericano a enfrentar las consecuencias de la crisis internacional, que redujo los ingresos del comercio y las remesas de dinero.

El programa auspiciado por el fondo buscará fortalecer la demanda interna con medidas contracíclicas este año, incluyendo la modernización de caminos y el incremento de la producción eléctrica, informó el FMI.

El organismo también informó que espera que el acuerdo fortalezca la confianza de los inversionistas en la capacidad del gobierno de garantizar la sustentabilidad fiscal y de endeudamiento.