Aunque agradecidos por haber sido incluidos entre los sectores que podrán participar en la subasta del Sicad, representantes de varios sectores de la economía ratificaron que el esquema solo servirá para mitigar parte de los problemas, pues los requerimientos de cada área de negocios convocada superan con creces el monto total que entrará en la puja.

Juan Francisco González, presidente de la Cámara Venezolana de Juguetes, Deportes y Recreación (Cavefaj), aseguró que aunque agradecidos por haber sido tomados en cuenta, el gremio juguetero sigue a la expectativa de cuánto podrán obtener en conjunto, pues requieren de unos US$150 millones solo para satisfacer la demanda del segundo semestre del año.

"La mayoría de la empresas no ha recibido un solo dólar desde que se eliminó el Sitme en febrero pasado, aunque hay otras que llevan mucho más tiempo sin recibir liquidaciones", dijo González, quien destacó que la fuerte sequía de dólares agotó más de 80% del inventario, por lo que requerirán de un flujo constante de divisas para garantizar no solo el surtido navideño, sino reponer el stock mínimo.

El presidente de Cavefaj señaló que aunque los proveedores internacionales (chinos en su mayoría) están prevenidos sobre la situación venezolana, la entrega tardía de divisas impedirá que se ordene la producción de juguetes muy sofisticados o cuyos tiempos de manufactura superen los dos meses.

"Pero algo podemos ordenar de manera de contar con los pedidos antes de diciembre", dijo, e insistió en que esta situación afectará la variedad de juguetes disponibles para la próxima temporada.

González también señaló que el monto máximo de la solicitud (US$900.000) es poco para la mayoría de las empresas, muchas de las cuales demandan varios millones de dólares para garantizar su operatividad y el normal suministro a los más de mil comercios detallistas que se contabilizan en el país.

Bueno, pero no tanto

Opinión similar a la esgrimida por el representa del sector juguetero tiene Teodoro Bellorín, presidente de las Cámara de Comercio de Nueva Esparta, quien si bien agradeció que se permitiera a los importadores insulares volver a participar en esta nueva subasta, ratifica que el monto en puja es insuficiente.

"La primera convocatoria fue muy baja y por eso esperamos que más empresas puedan participar", señaló Bellorín, quien argumenta que solo 392 empresas fueron beneficiadas en la primera ronda del esquema cambiario, las cuales recibieron un monto que esperan poder dar a conocer la próxima semana.

Recordó que solo para atender la demanda de la actual temporada vacacional el comercio insular requiere US$350 millones, monto que supera con creces los US$200 millones que entrarán en negociación esta semana, y por el cual pujarán además de jugueteros y comerciantes neoespartanos, las empresas de informática, el sector de útiles escolares y librerías, y vendedores de electrodomésticos del estado Falcón.