Nueva York. Muchos trabajadores de todo el mundo abandonaron la esperanza de avanzar en sus empleos, pero la economía debilitada les está impidiendo encontrar nuevos trabajos.

Esos trabajadores "lastimados" están cambiando cada vez más su ambición por estabilidad laboral, que ahora incluso supera al salario como una consideración, de acuerdo a un sondeo bianual de la consultora de recursos humanos Towers Watson Co.

Los empleados se están volviendo "anidadores", que prefieren mantenerse en una carrera o con un empleador por toda su carrera.

El reporte subraya una desconexión entre lo que esos "anidadores" quieren y las tendencias cada vez más fuertes que están dando forma a la fuerza laboral global: un énfasis creciente en personal flexible y empleo a corto plazo, más tercerización y trabajo de medio tiempo.

"En forma creciente, la gente quiere cosas que son difíciles de conseguir", dijo Max Caldwell, líder de la firma Towers Watson.

"Les gustaría asentarse con una o dos compañías en su vida. Lo que la gente quiere es seguridad, estabilidad y una relación de empleo a largo plazo, que cada vez está más fuera de su alcance", agregó.

Globalmente, un tercio de los trabajadores prefiere trabajar para una organización toda su vida, de acuerdo al estudio, mientras que otro tercio quiere trabajar sólo para dos o tres empleadores.

Esa preferencia por "anidar" refleja la ansiedad ante las posibilidades de trabajo y sobre factores como los costos de salud y los planes de jubilación, gastos que cada vez más están siendo transferidos a los trabajadores en lugar de ser asumidos por los empleadores.

En Estados Unidos, la mayoría de los trabajadores -51%- cree que no hay oportunidades de avance en sus trabajos, pero pese a esto 81% no busca de manera activa un nuevo empleo.