Londres. El euro subía de manera generalizada el viernes, ante la preocupación de los inversionistas por mantener posiciones demasiado cortas tras la fuerte ola vendedora de los últimos días dado que los temores a una intervención cambiaria pesaban sobre el mercado.

En una volátil jornada, el dólar australiano saltaba 2% contra su similar estadounidense, recortando las fuertes pérdidas de esta semana, por rumores de que el banco central del país oceánico pueda intervenir para apoyar a su moneda.

Los inversionistas tenían miedo a mantener posiciones significativas en euros y otras monedas, tras los anuncios que han movido al mercado en los últimos días. Un grupo de trabajo de ministros de Finanzas de Europa se reúne el viernes en Bruselas.

Una estampida del euro en medio del nerviosismo por el impacto económico de la crisis de la zona euro llevó a la moneda única a un mínimo de cuatro años frente al dólar esta semana y ha elevado las posiciones cortas netas en la divisa europea a máximos históricos.

Los analistas creen que los inversionistas se están dando cuenta de los peligros tanto de poseer demasiados como muy pocos euros, particularmente dada la especulación de que las autoridades puedan darle un empujón a la moneda.

"El mercado tiene una opinión clara respecto a que el euro está tendiendo a la baja, pero al mantener esa posición eres vulnerable a cualquier posibilidad de intervención", comentó Daragh Maher, analista cambiario de Credit Agricole CIB.

"La amenaza de intervención no tiene que sentirse real cuando el mercado está en una posición extrema, incluso un murmullo puede causar una reacción", añadió.

El euro ha caído casi un 6 por ciento en lo que va del mes, y su profundo descenso ha elevado las especulaciones de que las autoridades europeas podrían estar preocupados sobre su nivel.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo el viernes que no veía la necesidad de tomar medidas inmediatas por la baja del euro.

El viernes, la moneda única trepó hasta un máximo de US$1,2673 en la plataforma electrónica EBS, antes de ceder a 1,2500 a las 1054 GMT, con un alza del 0,3% en el día.

Esta semana, el euro llegó a caer hasta US$1,2143 luego de que Alemania prohibiera las ventas cortas al descubierto de algunos activos, avivando la especulación sobre otras posibles medidas de regulación al mercado.

El euro se apresta a cerrar la semana con un avance de casi 1% contra el dólar, tras cinco semanas consecutivas de pérdidas. Contra el franco suizo, el euro ganaba 0,5%, a 1,4430, en una gran recuperación desde un mínimo histórico de 1,3995 francos marcado durante la semana.

El dólar australiano subía 2%, a US$0,8318.