Montevideo. El gobierno de Brasil debe bajar el gasto público para atender su situación interna y Argentina se enfrenta a una crisis energética afirmó este lunes el ex ministro argentino de Economía, Ricardo López Murphy, durante una conferencia en Uruguay.

Al referirse a la situación económica regional, el experto destacó que los países del Pacífico "andan bien" pero Argentina y Brasil "tienen problemas".

El real "se viene depreciando con fuerza" y es un problema "muy complicado" porque Brasil tiene un déficit de más del 3% del producto interno bruto (PIB) "pero con precios de las commodities (materias primas) muy favorables", destacó.

En opinión del ex ministro argentino lo que debería hacer Brasil es "crecer en base a exportaciones e inversiones y retraer el gasto público que ha crecido mucho".

Pero bajar el gasto del Estado la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, "lo debe hacer en el período electoral" y "nunca vi a un (gobierno) latinoamericano hacer eso en un proceso electoral", afirmó López Murphy durante una conferencia organizada por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), de Montevideo.

Sobre la situación en Argentina, donde fue ministro de Economía, de Defensa y de Infraestructura durante el gobierno del presidente Fernando De la Rúa (1999-2001), aseguró que "lo más serio" que tiene por delante "en los próximos 15 años es la crisis energética".

"Nos aproximamos (los argentinos) a la dependencia de energía, luego de ser un país con petróleo y gas, pero por el populismo nos comimos las reservas", señaló.

Argentina se encamina hacia un "déficit en las cuentas energéticas cada vez más crecientes" y eso "nos pone en un requerimiento de entre 3 y 4 puntos" del PIB "para cubrir la energía que falta", enfatizó.

"Ese es el gran problema este año, con un déficit de US$8.000 millones de energía y que es cada vez mayor", señaló López Murphy.

El experto se refirió también a la situación de Europa que, dijo, "es un riesgo para el mundo".

Las reformas de España "son increíbles para el problema que enfrenta, pero insuficiente para sus necesidades, con 26,8% de desempleo y alta deuda" e Italia "tiene un problema del sistema político".

Por otro lado vaticinó que "habrá una mejora en el crecimiento del PBI a nivel mundial" porque "se normalizó el mercado de viviendas en Estados Unidos".