Pekín. Las exportaciones de China subieron con fuerza en enero frente al mismo mes del año anterior, pero se desplomaron frente a diciembre pasado, dando argumentos tanto a quienes abogan por un yuan más fuerte como a los que creen que Pekín no debería correr riesgos y mantener su moneda estable.

Los economistas dijeron que era difícil interpretar los datos oficiales del miércoles, dada la baja base de comparación con enero de 2009, cuando una caída del comercio global por la crisis financiera se magnificó al coincidir con la celebración del Año Nuevo Lunar en China.

Con la celebración cayendo en febrero este año, China tuvo una semana laboral más este mes de enero que en igual mes de 2009, sentando las bases para un alza interanual de 21% en las exportaciones y para un aumento récord de 85,5% en las importaciones.

La recuperación de las exportaciones, de mantenerse, podría intensificar la presión para una apreciación del yuan, lo cual podría reducir la ventaja competitiva de China en los mercados globales.

China mantiene congelado el yuan en torno a 6,83 unidades por dólar desde mediados de 2008 para proteger su economía de los efectos de la crisis global. Como consecuencia de ello, ha ganado participación en los mercados mundiales y el año pasado logró desplazar a Alemania para convertirse en el mayor exportador mundial de bienes.

Pero las autoridades que no quieran correr riegos también pueden apuntar a una caída del 16,3% en las exportaciones de enero frente a diciembre para justificar la resistencia a los pedidos externos para que se permita una revaluación del yuan.

"Un solo mes de buen desempeño en las exportaciones definitivamente no incrementará las posibilidades de que el gobierno reanude la apreciación del yuan, lo cual no estimo que ocurra hasta el segundo semestre", dijo Xu Jian, economista de China International Capital Corp en Pekín.

Los incrementos interanuales en las exportaciones e importaciones estuvieron mayormente en línea con lo esperado, aunque el superávit comercial de US$14.200 millones fue inferior a los 19.500 millones esperados por los analistas.

Una recuperación de la demanda global podría impulsar un crecimiento de 40% interanual en las exportaciones chinas antes de que pase mucho tiempo, dijo Ben Simpfendorfer, economista de Royal Bank of Scotland en Hong Kong.

"Eso dará argumentos a los críticos de la política cambiaria de China", afirmó.