Pekín. El crecimiento de las exportaciones e importaciones de China en diciembre superó las expectativas del mercado, un resultado que afirma el vigoroso crecimiento económico del país y refuerza la idea de que Pekín deje que el yuan se fortalezca nuevamente.

Las exportaciones aumentaron 17,7% en diciembre con respecto a un año atrás, rompiendo una racha de 13 meses de caídas en comparaciones interanuales y superando el 4% de crecimiento esperado por los analistas.

Las importaciones se dispararon 55,9%, muy por encima del 31% esperado por el mercado.

"La fuerte aceleración de las importaciones incrementaría la posibilidad de un sobrecalentamiento y pondría mayor presión para que el gobierno ajuste su política monetaria", dijo Wang Hu, economista de Guotai Junan Securities en Pekín.

De acuerdo con la información de la balanza comercial, Junan estimó que la producción industrial creció más de 25% en diciembre en comparación con un año atrás y que el crecimiento del Producto Interno Bruto del cuarto trimestre excedería el 11%.

A pesar del aumento en las exportaciones, el mayor crecimiento de las importaciones hizo que el superávit comercial se redujera a US$18.400 millones en diciembre desde los US$19.100 millones de noviembre y los US$39.000 millones de diciembre de 2008.

Los economistas esperaban un incremento del superávit comercial a 19.600 millones de dólares.

China no fue el único exportador asiático en mostrar un sólido diciembre en materia comercial. Corea del Sur y Taiwán reportaron un crecimiento de sus exportaciones del 46,9% y del 33,7%, respectivamente.

Sin embargo, China es mucho más grande, y su desempeño le ha permitido superar a Alemania en el 2009 como el mayor exportador mundial de bienes.

El auge de la inversión y el consumo están construyendo un nuevo balance en la economía mundial, a pesar de que Pekín se ha negado a dejar que el yuan se aprecie frente al dólar desde que la crisis financiera global empezó a mediados del 2008, dijo Rob Subbaraman, economista jefe para Asia de Nomura en Hong Kong.

Las importaciones de petróleo crudo de China treparon a un nivel récord en diciembre, mientras que las ventas de mineral de hierro fueron las segundas más altas de la historia y las importaciones de cobre superaron las expectativas del mercado.

Liu Nenghua, economista del Bank of Communications en Shanghái, dijo que la política no cambiará por los datos de un mes, pero agregó que el fuerte resultado de la balanza comercial le reafirmará al Gobierno chino la idea de que la demanda global no es tan débil como temían.

"El Gobierno necesita algo de tiempo para ver qué pasa. El período realmente crítico es el primer trimestre del 2010. Si la situación continúa siendo positiva, entonces el Gobierno podría tener que cambiar algunas políticas, incluyendo su política de tipo de cambio", dijo el especialista.

China insinuó la posibilidad de un ajuste en su política monetaria la semana pasada cuando el banco central elevó un tipo de interés clave por primera vez desde agosto.

El domingo, el gabinete expresó su preocupación sobre el mercado inmobiliario y abogó por evitar que las inversiones especulativas generen un sobrecalentamiento de ese sector.

Otros economistas coincidieron en que el yuan podría comenzar a apreciarse hacia fines de marzo si las exportaciones continúan sólidas