Tokio. Las exportaciones japonesas registraron su quinto crecimiento anual más grande en abril, una señal de que la briosa demanda de las naciones emergentes de Asia está apuntalando la frágil recuperación económica del país.

La debilidad del euro provocada por la crisis de deuda en Europa tuvo pocas consecuencias en las exportaciones a la región, aunque los analistas advierten que el efecto podría sentirse gradualmente si la crisis se prolonga.

Las exportaciones crecieron 40,4% en abril con respecto al año previo, su quinto mes consecutivo de aumento y por encima de 38,9% promedio pronosticado por el mercado, según mostraron el jueves los datos de balanza comercial divulgados por el Ministerio de Finanzas.

Comparado con marzo, las exportaciones crecieron 2,3% en abril.

"Las exportaciones siguen muy firmes incluso tras el muy fuerte crecimiento en enero-marzo. El ritmo del crecimiento de las exportaciones se desacelerará en abril-junio, pero esperamos que las exportaciones continúen expandiéndose", dijo Azusa Kato, economista de BNP Paribas en Tokio.

Las exportaciones a Asia, que representan más de la mitad del total de las exportaciones japonesas, crecieron 45,3% con respecto al año previo, en base a una fuerte demanda de artículos electrónicos y autopartes.

Las exportaciones con destino a Estados Unidos crecieron 34,5% por la robusta demanda automotriz, y hacia Europa aumentaron 19,8% con respecto al año previo, desacelerándose desde 26,7% en marzo pero marcando su quinto mes consecutivo de crecimiento.

Las exportaciones se han estado recuperando más rápido que lo que muchos economistas pronosticaron en los últimos meses, llevando a los economistas a revisar al alza sus pronósticos de crecimiento para Japón.

Las robustas exportaciones ayudaron a la economía japonesa a crecer 1,2% en el trimestre enero-marzo, superando la expansión de Estados Unidos y la zona euro en el mismo período.