Chicago. Pese a que el desempleo se mantiene "muy alto", el presidente de la Reserva Federal de Chicago afirmó el miércoles que los indicadores generales muestran que la economía estadounidense se encuentra en las etapas preliminares de una recuperación.

La peor recesión desde la Gran Depresión ya pasó en "términos técnicos estrechos", según Charles Evans, quien reconoció que aún falta para que muchos hogares y comercios sientan los beneficios de la recuperación económica.

La tasa de desempleo fue e  10,0% en diciembre, y la economía perdió 85.000 puestos de trabajo durante el mes, cifra mayor a la anticipada. Sin embargo, el producto interno bruto se elevó 2,2% el tercer trimestre luego de caer cuatro trimestres consecutivos, destacó Evans.

El presidente de la Fed de Chicago dijo que el crecimiento parece haberse acelerado en el cuarto trimestre y proyecta que el PIB se elevará entre 3% y 3,5% en todo 2010.

Evans indicó que el desempleo "disminuirá de manera moderada en 2010".

La serie de medidas de emergencia que adoptó la Fed para inundar los mercados financieros de liquidez y revivir la economía trae consigo la amenaza de inflación a medida que la economía se recupera.

Sin embargo, Evans dijo que confía en que "la política monetaria hará que la inflación llegue y se mantenga en el objetivo de 2% en el mediano plazo".

La baja inflación permitiría a la Fed mantener los fondos federales de corto plazo en su rango de un mínimo histórico de entre 0% a 0,25%, donde se ha mantenido desde diciembre de 2008.

Evans señaló que durante los próximos años la Fed evaluará el momento y ritmo más apropiados para abandonar sus políticas de relajamiento monetario.

Además, destacó que los mercados financieros están "funcionando bien sin la necesidad de respaldo gubernamental".

Como resultado, las grandes compañías pueden obtener créditos, aunque los préstamos bancarios siguen siendo esquivos para muchas empresas de pequeño y mediano tamaño, indicó.