Washington. La Reserva Federal estadounidense dejó este martes su tasa de interés estable en cerca de cero y reiteró que las mantendrá en niveles excepcionalmente bajos por un período prolongado, aún cuando se mostró más optimista sobre el estado del mercado laboral.

El tono algo más positivo sobre el empleo sugiere que la Fed podría estar más cerca de eliminar su promesa de mantener las tasas bajas, lo que abriría el camino a un ajuste monetario en los próximos meses.

Al mismo tiempo, también se mostró optimista sobre la inversión empresarial.

Aún así, reiteró su visión de que la recuperación de la economía sería moderada por un tiempo y que la inflación permanecería apagada, lo que le permitió dejar la tasa estable en el rango de cero a 0,25%.

"El Comité (...) continúa anticipando que las condiciones económicas, incluyendo la baja tasa de utilización de recursos, tendencias inflacionarias contenidas y expectativas inflacionarias estables, probablemente garanticen niveles excepcionalmente bajos en las tasas de fondos federales por un período prolongado", dijo la Fed en un comunicado.

Las acciones profundizaron sus ganancias tras el anuncio, mientras que el dólar cayó contra el euro y los precios de los bonos del Tesoro subieron.

"A diferencia del sistema financiero, la economía en su conjunto aún no ha sanado, por lo que todavía requiere de una política monetaria extremadamente expansiva", dijo Zach Pandl, economista de Nomura Securities International en Nueva York.

Por segundo encuentro consecutivo, el presidente de la Fed de Kansas City, Thomas Hoenig, votó en contra de la mayoría, diciendo que ya no era necesario seguir prometiendo mantener las tasas excepcionalmente bajas.

La Fed mantiene su tasa clave de interés cerca de cero desde diciembre del 2008 para proteger a la economía y ayudarla a recuperarse de la crisis financiera más severa en varias generaciones.

La economía estadounidense volvió a crecer en el segundo semestre del año pasado y se expandió 5,9% en los últimos tres meses del 2009.

La Fed dijo que el mercado laboral se estaba "estabilizando", una visión más optimista que la formulada en el encuentro de enero, cuando el comunicado sólo indicó que el deterioro en el empleo se estaba "moderando".

El banco central estadounidense indicó además que el gasto de las empresas en equipo y en software había subido "significativamente", también una evaluación mejor que la realizada en enero.

Sobre el programa de compras de activos hipotecarios, la Fed reiteró que aspira concluirlo para fines de marzo, pero dijo que supervisaría el panorama económico y financiero para ver si se necesitaba más apoyo.

En su comunicado, calificó a la actividad de la construcción como "estancada en un nivel bajo". En enero, no hizo mención a este sector, pero en diciembre señaló que el mercado inmobiliario había mostrado cierta mejoría.