Washington. Un equipo de expertos del FMI analiza en Budapest las cuentas públicas del país, después de que el nuevo gobierno revelara que el déficit puede ser mucho mayor que lo pensado, lo que provocó gran nerviosismo en las bolsas.

Christoph Rosenberg, el encargado de ese país en el Fondo Monetario Internacional, pasará "algunos días" en la capital húngara con el objetivo de examinar junto al nuevo gobierno "los acontecimientos económicos recientes y las perspectivas" de crecimiento, según dijo a EFE Simonetta Nardin, una portavoz del organismo.

Péter Szíjjártó, portavoz del Ejecutivo húngaro, señaló este viernes que "la economía está en una situación muy grave" y acusó al anterior gabinete de haber manipulado los datos económicos, tal y como había hecho Grecia.

La visita de los expertos del FMI se enmarca en el programa crediticio que mantiene con el país europeo desde noviembre de 2008 para ayudarle a capear la crisis.

El pacto inicial tenía una vigencia de 17 meses, pero fue extendido hasta octubre de este año.

Hungría recibirá préstamos por unos US$15.300 millones (12.600 millones de euros) durante ese período si cumple los objetivos marcados en el acuerdo, así como 6.500 millones de euros de la Unión Europea.

El organismo aclaró que la visita de sus expertos a Budapest no es una revisión formal de la economía del país, como las que lleva a cabo antes de aprobar una nueva partida de préstamos, sino que su objetivo es entablar una conversación "informal" con el nuevo gobierno.