Washington. El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este domingo un crédito de 30.000 millones de euros (US$38.000 millones) para Grecia, como parte de un paquete de ayuda financiera para la atribulada economía europea.

En un breve comunicado, el FMI dijo que su directorio aprobó el crédito por tres años en una sesión especial.

El dinero es parte de un paquete conjunto de ayuda del FMI y de la Unión Europea que asciende a 110.000 millones de euros y busca evitar el primer incumplimiento soberano de pagos de la zona euro.

El temor a que los problemas de Grecia se extiendan a otros países ha puesto nerviosos a los mercados y ha derrumbado a los mercados en los últimos días.

Los analistas han identificado a Portugal, España e Irlanda como los países que podrían seguir a Grecia y verse obligados a buscar ayuda.

El rescate es el mayor de la historia y se entregará con estrictas condiciones, que incluyen una combinación de recortes de gastos e incrementos en los ingresos.

Grecia tiene una carga de deuda de más de 115% de su producto interno bruto, y el paquete de la Unión Europea y el FMI pretende ayudar al país a cumplir con sus necesidades de financiamiento antes del 19 de mayo.

El domingo en Bruselas, los ministros de Finanzas europeos presionaron por medidas especiales antes de la apertura de los mercados financieros el lunes para evitar que la crisis se propague, prometiendo hacer todo lo posible para defender al euro de la "jauría de lobos" de los mercados financieros.

La Comisión Europea presentó a los ministros un mecanismo que pretende proveer una red de seguridad multimillonaria para el euro para otros países de la zona euro.

En tanto, la Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama y la canciller alemana, Angela Merkel, habían hablado este domingo sobre los mercados financieros europeos y discutieron la importancia de que los miembros de la Unión Europea tomasen medidas para construir confianza en los mercados.

Obamá también dialogó con su par francés, Nicolas Sarkozy, y acordaron que era necesario mostrarle una respuesta contundente a los mercados.