Washington. Las condiciones económicas aún son demasiado débiles en la mayoría de los países como para justificar un retiro de las medidas de estímulo este año, dijo este martes el Fondo Monetario Internacional.

"A pesar del reciente repunte en el crecimiento, hay pocas evidencias hasta ahora de que la demanda privada sea autosustentable", dijo el FMI en un reporte.

"Por lo tanto, los estímulos fiscales y monetarios tendrían que mantenerse hasta bien entrado el 2010, aunque si los acontecimientos se dan como lo esperado, el retiro podría comenzar en 2011", agregó.

Una vez que la demanda privada muestre suficiente fortaleza, debería darse prioridad al retiro de las medidas fiscales, como las exenciones impositivas temporarias y el gasto de estímulo, por sobre las tasas de interés, consideró el Fondo.

Los déficits públicos y los niveles de deuda han subido a niveles preocupantes, advirtió el FMI, señalando que se necesitará una combinación de alzas impositivas, recortes en el gasto y reformas a los programas sociales para volver a poner las finanzas en orden.

"Un año más de déficits es mucho más costoso que uno más de bajas tasas de interés", dijo un importante funcionario del FMI, al explicar por qué el retiro de la política fiscal debía preceder al ajuste de la política monetaria.