Washington, EFE. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que el déficit de España no caerá por debajo del 3% hasta 2018, dos años después de lo marcado por Bruselas.

Los cálculos del FMI, presentados como parte de su evaluación anual de la economía española, no consideran que las cuentas públicas puedan cumplir con el ritmo recomendado por la Comisión Europea (CE() en la cumbre de finales de mayo.

El déficit no bajará del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) hasta 2018, cuando será del 2,3%, con índices del 3,3% en 2017 y del 4,2% en 2016, año en al que se había retrasado el objetivo de bajar del 3%.

"El déficit fiscal está cayendo pero sigue siendo muy alto. La consolidación debe continuar pero todo lo gradual y favorable al crecimiento posible", indica el informe del equipo del FMI encargado de esta evaluación.

La CE había recomendado un déficit global del 6,5% del PIB en 2013, del 5,8% en 2014, del 4,2% en 2015 y del 2,8% en 2016. En su lugar el FMI estima un déficit del 6,7% este año, un 5,9% en 2014 y un 5,1% en 2015.

El FMI considera que "España está solo a medio camino de la consolidación necesaria", al tiempo que recuerda que "para minimizar el coste económico y social la consolidación debe de ser gradual".

Los datos macroeconómicos analizados por el FMI tampoco esperan que el crecimiento del PIB pueda ser superior al 1% antes de 2018. Con un crecimiento nulo del 0,0% el año que viene, de seis décimas en 2016, el 0,9% en 2017 y finalmente del 1,2% en 2018.

"El consumo privado seguirá contraído por los modestos salarios y crecimiento del empleo, así como por la necesidad de reducir el endeudamiento y los históricamente bajos niveles de ahorro", indica el informe.

Como contrapunto, las exportaciones seguirán siendo "el impulsor clave de la recuperación", según la valoración del FMI.

No obstante, el equipo del Fondo contempla dos escenarios alternativos de crecimiento, uno más positivo en el que el crecimiento alcanzaría el 2% del PIB en 2018 y otro negativo en el que España no retornaría a la senda del crecimiento hasta 2017.

Según indicó en una videoconferencia el jefe de la misión del FMI en España, James Daniel, que la realidad se acabe acercando a uno u otro escenario dependerá de la "calidad de las reformas" y de que los recortes tengan menor impacto negativo en el crecimiento.

En opinión de Daniel, España es uno de los países de la eurozona que más ha avanzado en la reducción del déficit.

El desempleo, que el FMI considera que se mantiene a un nivel "inaceptablemente elevado" no bajará del 25% antes de 2019, tras alcanzar el 25,3% en 2018. En 2017, el desempleo se situará en el 26% tras alcanzar un máximo del 27% en 2014.

El Gobierno español ya ha indicado a los responsables del informe que los escenarios a medio plazo planteados en este análisis son demasiado pesimistas y recuerda que las proyecciones que Madrid ha adelantado son prudentes.

Sin embargo, los responsables de la misión del FMI en España recuerdan que las previsiones presentadas hoy exigen "un aumento del esfuerzo para aplicar las reformas".