El problema de Paraguay está concentrado en la microeconomía, porque necesita mejorar su infraestructura, la calidad del gasto público y fortalecer sus instituciones si quiere reducir sus índices de pobreza, advirtió Kevin Ross, representante del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el Perú, durante su visita a Asunción para una revisión de las variables de nuestra economía.

La visión que tiene el Fondo sobre el Paraguay es que sus variables macroeconómicas son “bastante buenas”, con un producto interno bruto (PIB) que crecerá este año dos dígitos, una inflación baja, además de una deuda externa que es poco significativa, destacó Ross.

El programa de metas de inflación, incorporado hace un par de años por el Banco Central del Paraguay (BCP), es considerado un gran avance por parte del FMI, porque ofrece previsibilidad a los agentes económicos en el mediano plazo, agregó.

Sin embargo, en la administración tributaria, como en Aduanas, hay mucho por hacer. “Si se puede aprobar la Ley de responsabilidad fiscal y de alianza público-privada, será un gran avance”, enfatizó.

Buena experiencia. Según el técnico del FMI, países como Perú, Colombia, México, etc., tienen muy buena experiencia a partir de una ley de responsabilidad fiscal, porque lo entendieron como un proceso evolutivo, ya que, generalmente, después de uno o dos años, se van perfeccionando las reglas y los resultados son buenos, porque la normativa cumple la función de guía, pone límites y maneja bien el aparato fiscal. En líneas generales, los resultados son siempre favorables, insistió al recomendar la necesidad de que Paraguay también cuente con dicha ley.

Ross recordó que casi el 80% de los gastos del Estado en el país corresponde a salarios y que al gastar el dinero público de esa manera queda muy poco espacio para la inversión en infraestructura o gastos de capital.

“Se tiene que recuperar el equilibrio fiscal dentro de algunos años. Creo que tienen un plan para hacerlo”, indicó.

“Algo interesante para mí es que Paraguay tiene la tasa de retorno más alta de América Latina por inversión extranjera directa. Sin embargo, hay pocos recursos de este tipo y se debería buscar la forma de incrementarlos. Si el país puede mejorar su infraestructura, el manejo de las finanzas públicas, bien se puede atraer más inversiones para crear más empleo, abrir más canales de exportaciones a otros países”. El economista del FMI mantiene una serie de reuniones con técnicos del Gobierno.