Washington, EFE. El Fondo Monetario Internacional advirtió que las agresivas políticas de estímulo económico, sobre todo las destinadas a fomentar el flujo del crédito, puedan generar nuevas burbujas globales y recomendó mantener los estándares de préstamos.

El Fondo envía así una señal de prudencia ante las políticas monetarias y financieras destinadas a la revitalización del flujo del crédito, especialmente en las economías avanzadas, para consolidar la recuperación tras la crisis.

"Cuando las políticas logran respaldar la expansión del crédito y la recuperación económica, se refuerza la estabilidad financiera; pero las autoridades deben tomar conciencia de los riesgos potenciales a más largo plazo para la estabilidad financiera", señalaron los técnicos del Fondo.

Estos se concentran "en torno a la agudización del riesgo crediticio" y la adopción de normas de evaluación de crédito "menos estrictas", según recoge la publicación del capítulo analítico del informe sobre estabilidad financiera titulado "Evaluación de las políticas de reactivación de los mercados de crédito" del organismo.

Por ello, agregó, "las autoridades deberían reconocer los límites de las políticas crediticias y no intentar hacer demasiado".

No obstante, el Fondo valoró la efectividad conseguida por EE.UU., primera economía mundial, a través de la compra de bonos respaldados en títulos hipotecarios por parte de la Reserva Federal que han aumentado la liquidez y el flujo de crédito.

"La mejora del mercado de la vivienda puede aumentar el acceso a financiación por parte de pequeñas y medianas empresas dado que a menudo utilizan activos hipotecarios como garantías", afirmó el organismo.

Y, precisó, que "las tensiones que se vieron en el mercado crediticio para las empresas de EE.UU. en las primeras fases de la crisis parecen haberse disipado".

Por su parte, en la eurozona, especialmente en la periferia, donde el flujo de crédito aún no discurre con normalidad recomendó profundizar las reformas y señaló que es fundamental su reactivación para la recuperación económica.

Como recetas válidas, el Fondo citó esquemas de "resolución eficiente y oportuna" de la deuda de empresas y hogares, estrategias de respaldo público para canalizar préstamos a la empresas, y avanzar hacia la "unión bancaria" en la Unión Europea.

La institución dirigida por Christine Lagarde, exministra de Finanzas de Francia, subrayó las diferencias que aún persisten en la financiación dentro de la Unión Europea, lo que implica mayores obstáculos para las pequeñas y medianas empresas en países como Italia o España.

En este sentido, apeló a la coordinación a nivel europeo, y precisó que de completarse la unión bancaria se facilitaría enormemente el acceso a financiación más barata para entidades y empresas de la periferia europea, donde la recesión aún persiste.

El Fondo citó un estudio del Banco Central Europeo (BCE), que señala que las empresas de Grecia, España e Italia consideraban como preocupación primordial el acceso a la financiación, frente a las de Alemania o Austria que la ubicaban en último lugar.

La próxima semana, el FMI publicará los reportes completos sobre "Perspectivas Económicas Globales" y "Estabilidad Financiera Global", en el marco de la reunión anual del organismo y el Banco Mundial en Washington del 8 al 12 de octubre.