Washington. El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo este lunes sus proyecciones para el crecimiento global en 2020 debido a una desaceleración mayor que la esperada en India y otros mercados emergentes, pero dijo que el acuerdo comercial entre Washington y Pekín es una señal de que la actividad podría repuntar pronto.

El FMI dijo que el crecimiento global alcanzaría un 3,3% en 2020, frente al 2,9% de 2019, que fue el menor ritmo desde la crisis financiera de hace una década. Las estimaciones para ambos años fueron recortadas en 0,1 puntos porcentuales respecto a las realizadas en octubre.

El crecimiento mejorará levemente a un 3,4% en 2021, pero esa estimación fue rebaja en 0,2 puntos porcentuales respecto a octubre, dijo el prestamista internacional con sede en Washington.

Las reducciones reflejan las nuevas evaluaciones del FMI al panorama económico de varios importantes mercados emergentes, especialmente India, donde la demanda local se ha desacelerado con más fuerza que lo esperado debido a una contracción del crédito y el estrés en el sector no bancario.

El FMI también dijo que recortó su proyección de crecimiento para Chile, debido a la agitación social, y para México, por una debilidad sostenida de la inversión.

El Fondo dijo que una disminución de las tensiones entre Estados Unidos y China, que había frenado el crecimiento del PIB en 2019, había impulsado el sentimiento del mercado, en medio de signos "tentativos" de que el comercio y la manufactura estaban tocando fondo.

El Fondo dijo que una disminución de las tensiones entre Estados Unidos y China, que había frenado el crecimiento del PIB en 2019, había impulsado el sentimiento del mercado, en medio de signos "tentativos" de que el comercio y la manufactura estaban tocando fondo.

"Estos primeros signos de estabilización podrían persistir y eventualmente reforzar el vínculo entre el gasto de los consumidores todavía resilientes y el gasto comercial mejorado", dijo el FMI. El fondo ha citado la incertidumbre sobre las tarifas y sus efectos negativos en la inversión empresarial como el factor más importante para limitar el crecimiento.

"Sin embargo, todavía hay pocos signos de puntos de inflexión visibles en los datos macroeconómicos mundiales", agregó el Fondo.

Aumento para China, no para EE.UU.. La perspectiva cautelosa del Fondo supone que no hay crisis adicionales en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, y que Gran Bretaña ejecuta una salida ordenada de la Unión Europea a fines de enero.

El FMI mejoró el pronóstico de crecimiento de 2020 para China en 0.2 puntos porcentuales a 6.0% porque el acuerdo comercial de EE.UU. incluyó una reducción arancelaria parcial y canceló los aranceles a los bienes de consumo chinos que habían sido programados para diciembre. Estas tarifas se habían incorporado a las previsiones anteriores del FMI.

Pero el Fondo no dio un impulso a su pronóstico de crecimiento de EE.UU. por las promesas de China de aumentar las compras de bienes y servicios estadounidenses en US$200.000 millones en dos años. En cambio, el FMI dijo que el crecimiento de 2020 en EE.UU. sería 0,1 punto porcentual más bajo que el pronosticado en octubre, en 2,0% debido a los efectos de estímulo que se desvanecen de los recortes de impuestos de 2017 y la flexibilización monetaria de la Reserva Federal.

El crecimiento de la zona euro también se redujo 0,1 puntos porcentuales desde octubre, hasta el 1,3% para 2020, en gran parte debido a una contracción manufacturera en Alemania y la desaceleración de la demanda interna en España.

India experimentó un fuerte recorte de 1,2 puntos porcentuales en su pronóstico de crecimiento para 2020 a 5,8%, la mayor reducción del FMI para cualquier mercado emergente, debido a la crisis crediticia interna. Se espera que el estímulo monetario y fiscal eleve la tasa de crecimiento de la India a 6,5% en 2021, aunque todavía es 0,9 puntos porcentuales más bajo que lo previsto en octubre.

El FMI proyectó que en Latinoamérica, el crecimiento se recuperará desde un 0,1% estimado en 2019 a 1,6% en 2020 y 2,3% en 2021, lo que implica una reducción de 0,2 y 0,1 puntos porcentuales respecto a lo señalado respectivamente en el informe de octubre.

"La intensificación de los disturbios sociales en muchos países, lo que refleja en algunos casos la erosión de la confianza en las instituciones establecidas y la falta de representación en las estructuras de gobierno, podría interrumpir la actividad, complicar los esfuerzos de reforma y debilitar el sentimiento, arrastrando el crecimiento más bajo de lo previsto", advierte el FMI.