Washington. El Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzará prontamente una fase de ventas en el mercado abierto de las 191,3 toneladas remanentes de oro, pertenecientes a un programa lanzado el año pasado para incrementar sus recursos para prestara los países pobres.

Para evitar interferencias en el mercado del oro, el organismo dijo que las ventas "serán en etapas y a lo largo del tiempo". El fondo mantuvo abierta la posibilidad de que los bancos centrales podrían seguir comprando algo de oro directamente.

El organismo anunció el año pasado que vendería un total de 403,3 toneladas de oro, cerca de una octava parte de sus tenencias, para diversificar sus fuentes de ingresos e incrementar sus préstamos blandos a países pobres.

Hasta el momento, el oro había sido puesto a disponibilidad de los bancos centrales. India, Mauritania y Sri Lanka han sido compradores.

El precio del oro ha subido más de 20% en los últimos dos años. El oro al contado se negociaba a 1,108 dólares la onza el miércoles frente al máximo más temprano de 1.126,85 dólares.

El FMI agregó que los bancos centrales podrían seguir comprando el oro, lo que reduciría el monto final disponible para los mercados.

"El inicio de la venta en el mercado no impide la venta fuera de mercado directamente a los bancos centrales interesados o a otros tenedores oficiales", dijo el FMI en un comunicado.

Las ventas se han realizado dentro de un nuevo acuerdo de oro de bancos centrales, que limita las ventas a 400 toneladas anualmente y 2.000 toneladas en total en cinco años iniciados el 27 de septiembre del 2009.