París, Xinhua. El presidente de Francia, Francois Hollande, expresó la esperanza de que las disputas comerciales entre China y la Unión Europea (UE) puedan ser resueltas por medio de negociaciones, en particular las recientes fricciones comerciales con respecto a los paneles solares chinos importados por la UE.

Hollande hizo la declaración durante una reunión en el Palacio del Elíseo con miembros del Club Emprendedor de China (CEC), quienes se encuentran en París para asistir a la cuarta Conferencia Internacional de Capital (CIC).

El presidente francés expresó la esperanza de que las disputas entre China y Europa puedan ser resueltas por medio de consultas e hizo énfasis en la necesidad de crear condiciones favorables para facilitar la inversión mutua.

Ante 40 empresarios de las empresas privadas más grandes de China, Hollande explicó las reformas llevadas a cabo por el gobierno francés con el fin de fortalecer la competitividad y el atractivo y así aceptar una mayor inversión internacional y generar nuevos empleos.

Hollande dijo que Francia es el primer sitio de destino en Europa para la inversión china y también la puerta de entrada a la UE y a otros mercados y prometió que su país seguirá trabajando para crear un mejor ambiente de inversión para las empresas chinas.

El presidente dijo que Francia apoya la internacionalización del renminbi, la moneda china, incluyendo la creación de una línea de intercambio de moneda con China, lo que permitiría a la Bolsa de París competir con Londres y la transformaría en el centro extranjero de transacciones en yuanes.

Hollande pidió reforzar la asociación entre Europa y China para reequilibrar la economía y los intercambios comerciales, lo que permitirá a la economía global volver al crecimiento sostenible y duradero.

El presidente finalmente expresó su compromiso con la asociación estratégica integral chino-francesa, una relación basada en la confianza mutua, la reciprocidad económica y el mutuo beneficio de la investigación.

La cuarta Conferencia Internacional de Capital comenzó el lunes en París y fue organizada por el Cavendish Group en asociación con el Club Emprendedor de China y la Fundación Francesa de Perspectivas e Innovación.

Más de 300 líderes empresariales chinos y occidentales de todos los sectores económicos asistieron a la reunión.