Buenos Aires. El Ejecutivo argentino culpó a los "empresarios irresponsables que aumenta los  precios", del incremento que ha experimentado la inflación en el país, desestimando de esta manera que se trata de un problema gubernamental.

"Las condiciones de la macroeconomía están garantizadas. Argentina tiene un tipo de cambio previsible y competitivo", destacó el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a radio América, en declaraciones que reproduce La Nación de Buenos Aires.

Según Randazzo, actualmente existen "las condiciones para un consumo interno espectacular, que se complementa con una política de exportaciones como nunca existió en Argentina".

"El Estado ya generó aquellas cuestiones que le corresponden como responsabilidad", afirmó.

La actual inflación de dos dígitos siembra dudas respecto a la incipiente recuperación económica de Argentina tras un débil 2009 y provoca un dolor de cabeza a la presidenta Cristina Fernández.

Se espera que el aumento en los precios, principalmente de los alimentos, impulse la inflación, que llegaría a al menos 18% este año, de acuerdo a datos privados.

La inflación se explica en parte por el fuerte incremento que han experimentado los precios de los alimentos, fundamentalmente la carne.

La presidenta Cristina Fernández culpó a los ganaderos, críticas a las que hoy se sumó Randazzo, quien apuntó contra los empresarios de la inflación.

"Hay una responsabilidad de los empresarios de incrementar la oferta de los productos, no de incrementar los precios… Hay empresarios que finalmente son unos irresponsables que aumentan los precios", señaló.

Analistas económicos afirman que otras medidas gubernamentales podrían fortalecer la presión inflacionararia,  a medida que aumenta la demanda de los consumidores.

“Es falso responsabilizar por el aumento de precios al gobierno", puntualizó.  

Lea además:

Inflación, el otro dolor de cabeza de Cristina Fernández