Buenos Aires. El gobierno argentino sufrió otro traspié este miércoles en su cruzada por utilizar reservas del banco central para el pago de deudas, luego de que una corte de apelaciones ratificó fallos anteriores y envió la disputa a la Corte Suprema del país.

El fallo suspendió provisionalmente la aplicación del decreto gubernamental 2010/09 que apuntaba a las reservas del Banco Central para el pago de deuda pública y rechazó el pedido de otorgar "efectos suspensivos" a la apelación federal, dijo la justicia.

La resolución tiró por la borda las especulaciones de los últimos días de que los nuevos jueces en la corte de apelaciones podrían revertir los fallos anteriores, que impedían la transferencia de cerca de US$6.600 millones en reservas internacionales al tesoro.

En enero pasado, un tribunal acogió un recurso temporal, que detuvo la transferencia hasta que el Congreso tuviera la oportunidad de evaluar el asunto una vez que regresara del receso de verano.

El Congreso reanuda sus labores la próxima semana y se espera que aborde rápidamente el uso de las reservas.

Como están las cosas, se estima que los parlamentarios de oposición en ambas cámaras revocarán el decreto presidencial que crea un fondo para el pago de deudas con el uso de reservas internacionales.  

El canje en bonos por US$20.000 millones, que están en poder de ahorristas que rechazaron una oferta en 2005, es visto como una operación clave para despejar los problemas de financiamiento que enfrenta el país en 2010, cuando deberá hacer frente a vencimientos de deuda por unos US$15.000 millones.

Con información de Reuters y Dow Jones Newswires