Sao Paulo. La decisión del Banco Central de Brasil de mantener sin cambios la tasa de interés referencial, Selic, en 8,75% anual no sorprendió al gobierno, dijo el ministro de Planificación, Presupuesto y Gestión, Paulo Bernardo.

"Creemos que es absolutamente normal. Me parece que sorprendió a aquellos que estaban apostado y hasta presionando públicamente", declaró Bernardo, al ser consultado sobre la decisión del Comité de Política Monetaria (Copom).

"Tuvimos en enero y febrero presiones inflacionarias, pero todo indica que ahora en marzo vamos a tener un índice más comportado. Creo que el Banco Central está haciendo un buen trabajo y eso va a continuar", agregó.

Paulo Bernardo también reiteró que los recortes en el presupuesto de 2010, que serán anunciados el jueves, no van a afectar al Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) ni a áreas consideradas esenciales, como salud y educación.

"Tenemos que calcular cuánto vamos a recaudar este año y tenemos una necesidad de obtener un superávit primario. Entonces, lo restante vamos a colocarlo a disposición para gasto", agregó.