Tras un primer semestre marcado por una caída en la producción y por un flojo comportamiento de la demanda interna, los industriales del país aguardan mejores resultados en lo que resta del año. Esto quedó evidenciado en la más reciente Encuesta de Opinión Industrial dada a conocer por el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Luis Carlos Villegas.

“Al finalizar el primer semestre de 2013, los resultados continúan registrando un comportamiento negativo en la actividad manufacturera, con caídas en producción y ventas inalteradas, utilización de la capacidad instalada por debajo del promedio y un clima para los negocios que no muestra mejoría”, comentó Villegas. Lo anterior significa que entre enero y junio la industria decreció 1,1% y sus ventas totales (al mercado interno y externo) no tuvieron ningún aumento.

En lo corrido del semestre, según la encuesta, los únicos sectores con comportamiento positivo fueron bebidas, aserrado, refinación de petróleo y elaboración de productos químicos. En contraste, renglones industriales como autopartes, hilatura, tejedura y acabados, siderurgia, ensamblaje de vehículos, calzado, vidrio y minerales no metálicos presentaron los balances negativos más notables.

Lo que está pasando en la industria, visto por el director del Centro de Estudios sobre Economía Industrial e Internacional del Banco de la República, Juan Esteban Carranza, principalmente atiende a una caída en la demanda interna que viene desde el año pasado. “El comportamiento del sector ha venido empeorando al corte de mayo. El acumulado del año mostraba un crecimiento levemente negativo con una heterogeneidad fuerte entre sectores. Hay unos que crecen a tasas robustas —como alimentos, sustancias químicas y petroquímica—, pero otros como papel, textiles y azúcar caen a tasas grandes”.

Pese a la caída de la demanda interna, Carranza observó que las cifras correspondientes a junio y julio de 2013 ya comienzan a dar señales de recuperación. “Podría esperarse un repunte industrial en lo que resta del año. En gran medida, este dependerá de la demanda interna. La industria tocó fondo en marzo de 2013”. El experto destacó que pese a la condición actual de este renglón, sus exportaciones —por ejemplo lácteos, bebidas, comida procesada, molinería y vehículos—, han registrado un buen comportamiento.

“Las causas del pobre desempeño industrial son tanto de carácter coyuntural como estructural. Algunos de estos factores son la persistente debilidad internacional, que frena la demanda de manufacturas; la retracción de la cadena petroquímica local; la enfermedad holandesa y deficiencia en la prestación de los servicios públicos más básicos”, asegura un reciente informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF).

Por ahora, el Gobierno espera estimular a la industria dándole la posibilidad de importar maquinaria y materias primas durante los próximos dos años con cero arancel. Esto significa que los empresarios se estarían ahorrando en un año cerca de $1,4 billones.