Brasilia, Xinhua. El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, envió una carta al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que la institución modifique la metodología de cálculo de la deuda bruta del país, informaron fuentes oficiales.

De acuerdo con el gobierno, el modelo actual utilizado por el FMI apunta una deuda bruta de 68% del Producto Interno Bruto (PIB) a fin del año pasado, mientras que el Banco Central (BC) la estima en 58,7%.

La deuda bruta es la suma de todas las deudas del gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales y las empresas estatales.

Según las autoridades, el FMI considera todos los títulos de deuda emitidos por el Tesoro Nacional, inclusive aquellos en poder de la autoridad monetaria, mientras que el BC no considera aquellos que mantiene en su poder.

"El Banco Central está seguro de que la forma más correcta de contabilizar la deuda bruta para el caso brasileño es la que es utilizada por el BC y no la utilizada por el FMI", subrayó Fernando Rocha, del Departamento Económico del Banco Central.

Rocha aseguró que el modelo del BC es el más común de contabilizar la deuda bruta, puesto que el descuento de los títulos en caja es hecho precisamente para permitir que "la deuda bruta refleje, como cualquier indicador económico debe reflejar, la fluctuación coyuntural de la economía".

Este martes, el BC informó que la deuda bruta ascendió en junio a 59,3% del PIB, un aumento de 0,6% ante el resultado de diciembre.

La deuda líquida, que descuenta los activos financieros en poder del sector público, como títulos del Tesoro y reservas internacionales, cayó a 34,5%, menor valor de la serie histórica iniciada en 2001.