El dólar continuó este jueves con su racha alcista impulsado exclusivamente por la especulación del mercado que interioriza en sus expectativas el impacto que tendrán las medidas a estudio el equipo económico para evitar una depreciación mayor de la cotización local del dólar.

De todas formas, algunos agentes entendieron que la divisa no debería seguir apreciándose frente al peso y, por ese motivo, varios operadores salieron a vender dólares en el mercado para “tomar ganancias” de las compras realizadas en los últimos días. Eso provocó una fuerte volatilidad en las operaciones, pero el promedio de operaciones interbancarias tuvo una suba de 2,08% a $20,596.

Mientras tanto, en España, el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, ratificó que al regreso de su viaje habrá medidas para contrarrestar la depreciación del peso, lo que apuntaló el terreno ganado por la divisa en los últimos días. “Estamos trabajando en el diseño de medidas y vamos a trabajar más aún y cuando hayamos terminado se informará. La política económica y la monetaria tienen mucha credibilidad dentro y fuera del país y es muy importante actuar con seriedad de nuestra parte al respecto. Uruguay se ha ganado un lugar en el mundo, es valorado y respetado y lo tenemos que cuidar todos los días”, dijo el jerarca en declaraciones recogidas por El Espectador.

Lorenzo indicó que el Banco Central tuvo “una serie de intercambios con analistas e hizo los estudios correspondientes para conocer la situación, y a partir de eso se han visualizado las nuevas realidades del mercado de cambio. El gobierno trata de adaptar, de ajustar, los instrumentos a las circunstancias, que son distintas a las que teníamos en el pasado”, fundamentó el ministro.

Una de las medidas que el equipo económico dejó trascender en la prensa en los últimos días, fue la de aplicar encajes a no residentes que adquieran títulos de deuda que emite el Tesoro. Esa medida ya rige con una la exigencia de inmobilizar 40% de los montos que invierten los fondos extranjeros en instrumentos emitidos por el Banco Central. Por el momento, ese trascendido, junto a la intención oficial de reformular toda la política monetaria, ha sido el disparador para que el dólar acumulara una suba de 8,6% en los últimos seis días, admiten los agentes.

El propio presidente José Mujica reconoció ayer en España desconocer por qué se está dando la suba del dólar. Recordó que antes de partir mantuvo una reunión con Lorenzo y el presidente del Banco Central, Mario Bergara. “Y de repente subió (por el dólar) como $ 1,50 mientras estábamos acá en España. ¿Y qué paso? Yo que sé qué puta pasó. Pasó sencillamente que estamos en medio de un mundo de timba y son tantas las variables que había que ser magos para poderlas averiguar”, afirmó.

“Títulos de diarios”. Para graficar el grado de especulación del mercado, un operador de una AFAP comentó ayer que los agentes están reaccionados “por los títulos de diarios. Todos estamos expectantes por las medidas y su incidencia en el mercado”, añadió. En la misma línea, un agente de una mesa de cambios dijo que “todo es especulativo. Tratamos de comprar barato y vender lo más caro posible. Hay mucha volatilidad”, resaltó.

De hecho, eso fue lo que aconteció ayer con operaciones interbancarias que se concretaron a un máximo $ 20,72, aunque la última transacción del día se hizo a $ 20,40. En promedio, el billete verde subió ayer 2,08% respecto al cierre del miércoles a $ 20,596, mientras que “punta a punta” la suba fue de 0,49%. “Se cortó el chorro comprador. Algunos agentes optaron por tomar ganancias porque estiman que el gobierno no dejará subir más el dólar”, señaló una fuente de un banco privado.

Una señal que puede sostener esta hipótesis es que en la operativa de ayer el BCU no intervino comprando dólares como lo venía haciendo en los últimos cincos días de operaciones. A juicio de dos agentes consultados por El Observador si bien hoy es “imposible” estimar cuál es “nivel de equilibro” que pretende el gobierno, ambos coinciden en que debería girar en torno a $ 20. Argumentaron que un dólar por encima de este valor comenzaría a generar algún impacto sobre la inflación. Por otro lado, otro agente advirtió que la operativa de ayer no tuvo en cuenta el impacto de suba de la tasa Selic en Brasil a 8% porque fue feriado en este país. “Con tasas más altas, debería bajar el dólar en Brasil”, recordó.

En entrevista con la República el subsecretario de Economía, Alejandro Atonelli, dijo que era un “problema importante que el dólar siguiera cayendo”. Agregó que sería aceptable que se ubique en niveles “similares al promedio de 2012”, que fue de $ 20,33.