El gobierno busca los caminos para una apertura cambiaria que facilite el acceso a divisas y mejore la producción nacional.

Para eso debe primero recuperar la confianza del sector privado, evitando así una amplia fuga de divisas, y en eso está a través de los encuentros con el sector privado.

En la mesa del gabinete económico se ha discutido sobre el posible regreso de las permutas, ya sea como estaba establecido hasta el 2010 (cuando se eliminó) o a través del propio Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), en donde se venderían dólares directamente, pero también a través de títulos valores. Sin embargo, todavía está en estudio esta alternativa.

De hecho, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), negó la semana pasada una solicitud hecha por casas de bolsa del país, en donde solicitaron una revisión de la disposición que les prohibió negociar papeles del Estado. Hay que recordar que el mercado permuta anterior se manejaba en gran parte a través de estas empresas, y con bonos de deuda pública en dólares.

Incluso, el hecho de que varios de los juicios emprendidos a casas de bolsa, relacionados con este mercado, todavía no estén resueltos del todo, es uno de los aspectos que tiene en todavía en evaluación la decisión de un posible regreso del permuta. Sin embargo, el diputado Elvis Amoroso, ya indicó que se debería realizar una nueva reforma a la ley de Ilícitos Cambiarios, lo que plantea la posibilidad de nuevos cambios en el esquema cambiario del país.

Y, de hecho, para Luis Vicente León, director de Datanálisis, una "despenalización" en el mercado sería una opción para el Gobierno en la vía para conseguir una forma eficiente para la distribución de divisas, en función de mejorar la producción nacional, y disminuir los índices de escasez.

"La única vía que tiene el Gobierno es permitir un mercado múltiple en el que mantenga su dólar subsidiado, pero despenalice el resto de las operaciones cambiarias para que el mercado regrese a una tasa por debajo de la no oficial", señaló en su columna.

Primero el Sicad. Para Alejandro Grisanti, encargado del departamento para América Latina de Barclays Capital , el gobierno primero está trabajando en el acercamiento con los empresarios. "Hay que procurar mayor estabilidad en la economía, reducir volatilidad, disminuir la desconfianza en el sector privado, pues si no, podría darse una sobre demanda de divisas", señaló el experto.

Grisanti estima que primero se establecerá el Sicad, con ciertas mejorar, para luego ir sofisticándolo. "En la medida en que eso incluya personas naturales, se elimine como requisito la inscripción en el Rusad, y se vayan realizando cambios, creo que podría se podría evolucionar a un mercado legal de divisas", dijo Grisanti.

"El tema principal es que el sector privado necesita un mecanismo rápido para el acceso a divisas, para comprar y vender, y mejorar así los procesos de producción", agregó el analista.

Aunque aclaró que esta posibilidad de un mercado más directo y abierto, no implicará una eliminación del control de cambio , ni tampoco una inclusión de las casas de bolsa. Estima que se continuará permitiendo solamente la participación de los bancos.

Dólares sí hay

El regreso del Sicad podría implicar una solución para la escasez. Incluso Grisanti indica que de aplicarlo en los próximos días, traería mejores resultados para finales de año en cuanto a desempeño de la economía nacional, aunque no necesariamente evitaría una contracción en este 2013.

No obstante, el Gobierno ha retrasado la reactivación de este esquema, y aunque varios analistas han dicho que esto se debe a un problemas de flujo de caja , para Barclays, la dificultad no está en la disposición líquida de divisas, sino en la parte logística, y en diferencias internas que persisten en el gabinete económico.