Reuters.- Goldman Sachs dijo el martes que las preocupaciones inflacionarias provocadas por las respuestas de los bancos centrales al brote de coronavirus deberían apuntalar a los precios del oro este año como "moneda de último recurso".

"Combinados con la naturaleza fiscal de la actual respuesta de política al Covid-19, creemos que las preocupaciones inflacionarias físicas con el dólar comenzando cerca de un máximo histórico dominarán de una vez la inflación de activos financieros que fue una característica de la última década", dijo el banco de Wall Street en una nota fechada el 23 de marzo.

El oro es considerado una cobertura contra la inflación.

Los precios del oro al contado subían el martes. En la sesión previa treparon casi un 4% después de que la Reserva Federal de Estados Unidos anunció medidas sin precedentes para apoyar a una economía que se tambalea por la pandemia del coronavirus.

"El panorama del oro, tanto en el corto como en el largo plazo, se ve mucho más constructivo y estamos cada vez más confiados en nuestro objetivo de 12 meses de US$1.800 por onza troy", dijo Goldman Sachs.

El anuncio de la Fed de alivio cuantitativo "ilimitado" contrarresta el impacto negativo a los mercados emergentes, dijo Goldman Sachs.

La Fed presentó el lunes un grupo extraordinario de programas para respaldar a una economía golpeada por duras restricciones al comercio que científicos dicen son necesarias para desacelerar el avance del coronavirus.

"El panorama del oro, tanto en el corto como en el largo plazo, se ve mucho más constructivo y estamos cada vez más confiados en nuestro objetivo de 12 meses de US$1.800 por onza troy", dijo Goldman Sachs.

Luego de que amaine la crisis del COVID-19, hay potencial para una mejoría del crecimiento de los mercados emergentes asiáticos y esta expansión impulsada por China posiblemente generará preocupaciones inflacionarias dada la fuerte contracción prevista en el suministro de petróleo y otras materias primas, afirmó el banco.