Londres. Gran Bretaña debe actuar para reducir su enorme déficit presupuestario debido a la escalada de la crisis fiscal en Europa, dijo este domingo el viceprimer ministro Nick Clegg.

La coalición entre conservadores y liberales demócratas de Gran Bretaña anunciará este lunes los detalles de un plan de ahorro de 6.000 millones de libras (US$8.620 millones) que serán aplicados por departamentos del Gobierno este año, una medida que busca dar seguridad a los mercados sobre el futuro de los créditos.

"No creo que hayamos anticipado (...) cuán severamente se deteriorarían las condiciones económicas de la zona euro y la necesidad de mostrar que debemos tener agallas con esto (que) de repente se hizo mucho mayor", declaró Clegg a la cadena de televisión BBC.

Clegg, líder de los liberales demócratas, realizó una campaña electoral argumentando que la economía de Gran Bretaña después de la recesión era demasiado frágil para recortar los gastos del Gobierno este año.

El déficit presupuestario de Gran Bretaña se ubica en alrededor del 11% de su Producto Interno Bruto y controlarlo requerirá un duro proceso de recortes de gastos públicos y aumentos de impuestos.

La coalición, formada después de que las elecciones del 6 de mayo no arrojaron a un ganador claro, tiene previsto detallar aquellas medidas en un presupuesto de emergencia el 22 de junio.